Frutillar El Ciprés

Trucos | Consejos | Comentarios

Oracion Para Los Enfermos?

Oracion Para Los Enfermos
Oración por el acompañante de un enfermo – Señor Jesús, nuestro Salvador, el que amas está enfermo y rezo con él y por él. Estoy aquí al lado del que sufre. y sólo deseo que mi amor, Señor, pueda hacer que su enfermedad y su ansiedad sean menos penosas.

¿Cómo pedir por la sanacion de un enfermo?

¡Dios todopoderoso!, Señor de la humanidad: quita las dificultades, y de sus males libra a los enfermos. Alivia sus sufrimientos y sánalos, pues tú eres el Sanador. No hay cura, sino a través de ti. Ayúdanos a permanecer firmes y haz que nuestra fe se establezca bien.

¿Cómo se pide oración por un enfermo?

Bendice a los enfermos en su cuerpo y en su alma: Bendícelos en el alma para que sientan Tu amor, fortaleza y compañía Y para que se acerquen a ti En los sacramentos de la iglesia; Bendice su cuerpo en sus órganos y sentidos enfermos, Para que se fortalezcan y recuperen la salud Y puedan volver pronto a su casa y al

¿Cómo hacer una oración para pedir por alguien?

Ayúdame a acercarme al prójimo como tu hijo amado, eternamente. Vuelve mis manos al prójimo, que los pueda servir como tú me sirves— con un toque que purifica, que sana, que alimenta, y que tranquiliza. Ayúdame a servir al prójimo como tu hijo amado, eternamente.

¿Cuál es el santo más milagroso para la salud?

San Pantaleón, su nombre significa ‘el que se compadece de todos’ fue un joven que murió a corta edad; lo poco que se sabe de él es gracias a un manuscrito del siglo VI que habla de cómo se dedicó a sanar a los enfermos. Fue médico y se convirtió en mártir santo al morir cerca de los 29 años un 27 de julio del año 305.

¿Cuál es el nombre del ángel de la salud?

Menciona a Rafael como el santo ángel de los espíritus de los humanos, y el encargado de las enfermedades y de todas las heridas de los hijos de los hombres. A San Rafael dentro de la Iglesia copta se pide su intercesión para alejar enfermedades.

¿Cuál es el salmo más milagroso?

Salmo 144 David bendice a Jehová por la liberación y la prosperidad temporal — Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová. Salmo de David.1 Bendito sea Jehová, mi roca, que adiestra mis manos para la a batalla y mis dedos para la guerra.2 Misericordia mía y mi baluarte, fortaleza mía y mi libertador, escudo mío, en quien me he refugiado; el que sujeta a mi pueblo debajo de mí.3 Oh Jehová, ¿qué es el hombre para que de él tengas conocimiento, o el hijo del hombre para que le tengas en cuenta? 4 El hombre es semejante a la a vanidad ; sus días son como la b sombra que pasa.5 Oh Jehová, inclina tus cielos y desciende; toca los montes, y humearán.6 Despide relámpagos y dispérsalos; envía tus saetas y túrbalos.7 Extiende tu mano desde lo alto; rescátame y sácame de las muchas aguas, de manos de los hijos de extranjeros, 8 cuya boca habla vanidad y cuya diestra es diestra de a mentira,9 Oh Dios, a ti cantaré un cántico nuevo; con a salterio, con b decacordio cantaré a ti, 10 el que da a salvación a los reyes, el que rescata a su siervo David de maligna espada.11 Rescátame y sálvame de manos de los hijos de extranjeros, cuya boca habla vanidad y cuya diestra es diestra de mentira.12 Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, nuestras hijas como columnas de esquinas labradas a manera de las de un palacio.13 Estén nuestros graneros llenos, provistos de toda clase de grano; multiplíquense nuestros rebaños por millares y decenas de millares en nuestros campos; 14 estén nuestros bueyes fuertes para el trabajo; no se abran brechas ni haya salidas, ni haya gritos en nuestras plazas.15 Bienaventurado el pueblo que tiene esto; bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová.

¿Cuál es el santo patrono de los enfermos?

San Juan de Dios y San Camilo de Lellis : Patronos de los enfermos y de los hospitales.

¿Que se le reza a un enfermo grave?

‘Omnipotente y sempiterno Dios Creador, ¡salud eterna de los creyentes! Oye los ruegos que te dirigimos por la salud de tu siervo enfermo, para quien imploramos el auxilio de tu misericordia, para que después de recobrar su salud te de gracias. Por nuestro Señor y Redentor, nuestro Sanador divino. Amen.’

¿Cómo aprender a orar a Dios con fe?

Pedir con fe La oración sincera requiere tanto comunicación sagrada como obras consagradas. Invito al Espíritu Santo para que nos ayude al reflexionar en un principio que puede servir para que nuestras oraciones sean más sinceras: el principio del Evangelio de pedir con fe.

Quiero repasar tres ejemplos en cuanto al pedir con fe en oración sincera y analizar las lecciones que podemos aprender de cada uno de ellos. Al hablar de la oración, hago hincapié en la palabra sincera, El simple hecho de orar es muy diferente a entregarse en sincera oración. Espero que todos ya sepamos que la oración es esencial para nuestro desarrollo y protección espiritual; no obstante, lo que sabemos no siempre se refleja en lo que hacemos.

A pesar de que reconocemos la importancia de la oración, todos podemos mejorar en cuanto a la regularidad y la eficacia de nuestras oraciones personales y familiares.

El ejemplo clásico de pedir con fe es José Smith y la Primera Visión. Cuando el joven José deseaba saber la verdad acerca de la religión, leyó los siguientes versículos del primer capítulo de Santiago:”Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.”Pero pida con fe, no dudando nada” (Santiago 1:5–6).Fíjense, por favor, en el requisito de pedir con fe que, a mi modo de entender, significa la necesidad no sólo de expresar, sino de hacer; la doble obligación de suplicar y de ejecutar; el requisito de comunicar y de actuar.

El meditar en este texto bíblico llevó a José a retirarse a una arboleda cerca de su casa para orar y buscar conocimiento espiritual. Presten atención a las preguntas que guiaron el razonamiento y las súplicas de José. “En medio de esta guerra de palabras y tumulto de opiniones, a menudo me decía a mí mismo: ¿Qué se puede hacer? ¿Cuál de todos estos grupos tiene razón; o están todos en error? Si uno de ellos es verdadero, ¿cuál es, y cómo podré saberlo? “Había sido mi objeto recurrir al Señor para saber cuál de todas las sectas era la verdadera, a fin de saber a cuál unirme” (José Smith—Historia 1:10, 18).

Las inquietudes de José se centraban no sólo en lo que necesitaba saber, sino en lo que debía hacer. Su oración no fue simplemente: “¿Cuál iglesia es la verdadera?”. Su pregunta fue: “¿A cuál Iglesia debo unirme?”. José fue a la arboleda a pedir con fe y estaba resuelto a actuar. La verdadera fe se centra en el Señor Jesucristo y siempre conduce a obras rectas.

El profeta José Smith enseñó que “la fe es el primer principio de la religión revelada y el fundamento de toda rectitud” y que también es “el principio de acción en todos los seres racionales” ( Lectures On Faith, 1985, pág.1). La acción por sí sola no es fe en el Salvador, sino que actuar de acuerdo con principios correctos es el componente central de la fe.

  • Por tanto, “la fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20).
  • Además, el profeta José explicó que “la fe no sólo es el principio de acción, sino también de poder, en todos los seres racionales, ya sea en los cielos o en la tierra” ( Lectures On Faith, pág.3).
  • Por tanto, la fe en Cristo conduce a obras rectas que aumentan nuestra capacidad y poder espirituales.
See also:  Oracion De Proteccion Para Mi Familia?

El comprender que la fe es un principio de acción y de poder nos inspira a ejercer nuestro albedrío moral según la verdad del Evangelio, invita a nuestra vida los poderes redentores y fortalecedores de la expiación del Salvador, e incrementa nuestro poder interior, por lo que somos nuestros propios agentes (véase D.

Y C.58:28). Por mucho tiempo me ha impresionado la verdad de que la oración sincera requiere tanto comunicación sagrada como obras consagradas. Se requiere esfuerzo de nuestra parte antes de recibir bendiciones y, la oración, que es un tipo de obra, es el medio señalado para lograr la más suprema de todas las bendiciones (véase Bible Dictionary, “Prayer”, pág.753).

Después de decir “amén”, seguimos adelante y perseveramos en la obra consagrada de la oración actuando según lo que hayamos expresado a nuestro Padre Celestial. El pedir con fe requiere honradez, esfuerzo, dedicación y perseverancia. Permítanme dar una ilustración de lo que quiero decir y hacerles una invitación.

Nosotros oramos debidamente por la protección y el éxito de los misioneros de tiempo completo de todo el mundo, y un elemento común de muchas de nuestras oraciones es la súplica de que los misioneros sean guiados a las personas y familias que estén preparadas para recibir el mensaje de la restauración.

Pero, a final de cuentas, es mi responsabilidad y la de ustedes encontrar personas para que los misioneros les enseñen. Los misioneros son maestros de tiempo completo; ustedes y yo somos buscadores de tiempo completo y, como misioneros de toda la vida, ni ustedes ni yo debemos orar para que los misioneros de tiempo completo hagan nuestro trabajo.

Agradecer a nuestro Padre Celestial las doctrinas y ordenanzas del evangelio restaurado de Jesucristo que nos brindan esperanza y felicidad. Pedir valor y audacia para abrir la boca y compartir el Evangelio con nuestros familiares y amigos. Suplicar a nuestro Padre Celestial que nos ayude a hallar a las personas y familias que serían receptivas a nuestra invitación de que los misioneros les enseñen en nuestro hogar. Prometer hacer nuestra parte hoy y esta semana, y suplicar ayuda para superar la ansiedad, el temor y la indecisión. Procurar el don del discernimiento, a fin de tener ojos para ver y oídos para oír las oportunidades misionales que se presenten. Orar fervientemente por la fortaleza para actuar de la forma que sabemos que debemos hacerlo.

En una oración así se expresaría gratitud y se pedirían otras bendiciones, y se finalizaría en el nombre del Salvador. Entonces la obra consagrada de esa oración continuaría y aumentaría. Ese mismo modelo de comunicación sagrada y obra consagrada se puede aplicar en nuestras oraciones por el pobre y el necesitado, por el enfermo y el afligido, por familiares y amigos que estén teniendo dificultades, y por aquellos que no estén asistiendo a las reuniones de la Iglesia.

Testifico que la oración llega a ser sincera cuando pedimos con fe y actuamos. Hago una invitación para que todos oremos con fe en cuanto al mandato divino de proclamar el Evangelio. Si lo hacemos, les prometo que se abrirán puertas y seremos bendecidos para reconocer las oportunidades que se brindarán y para actuar de conformidad con ellas.

Mi segundo ejemplo recalca la importancia de perseverar a través de la prueba de nuestra fe. Hace unos años, una familia de Estados Unidos viajó a Europa. Poco después de llegar a su destino, el hijo de trece años se puso muy enfermo. Al principio, los padres pensaron que el malestar estomacal se debía a la fatiga del largo vuelo, y la familia continuó con el viaje.

  1. En el transcurso del día, el estado del hijo empeoró al aumentar la deshidratación.
  2. El padre le dio una bendición del sacerdocio, pero no se notó una mejoría inmediata.
  3. Pasaron varias horas y la madre se arrodilló al lado de su hijo para suplicar en oración a nuestro Padre Celestial por el bienestar del muchacho.

Se encontraban lejos de su hogar, en un país desconocido, y no sabían cómo conseguir asistencia médica. La madre le preguntó al hijo si quería orar con ella; ella sabía que sólo esperar la bendición solicitada no sería suficiente y que tenían que seguir haciendo su parte.

  • Al explicarle que la bendición que había recibido aún tenía eficacia, ella sugirió que volviesen a suplicar en oración, tal como lo hicieron los antiguos apóstoles: “Señor: Auméntanos la fe” (Lucas 17:5).
  • En la oración se profesó confianza en el poder del sacerdocio y la determinación de perseverar en hacer todo lo que fuese necesario para que la bendición se cumpliera, si es que en ese momento la bendición estaba de acuerdo con la voluntad de Dios.

Poco después de esa sencilla oración, el hijo mejoró. La fiel acción de la madre y de su hijo invitó el poder prometido del sacerdocio y, en parte, satisfizo el requisito de que “no porque no, porque no ningún testimonio sino hasta después de la prueba de fe” (Éter 12:6).

Así como la prisión en la que estaban Alma y Amulek no se vino abajo “sino hasta después de su fe”, y así como Ammón y sus hermanos misioneros no presenciaron poderosos milagros en sus ministerios “sino hasta después de su fe” (véase Éter 12:12–15), así también la curación de este jovencito de trece años no ocurrió sino hasta después de su fe y se logró “según su fe en sus oraciones” (D.

y C.10:47). Mi tercer ejemplo destaca la importancia de reconocer y aceptar la voluntad de Dios en nuestra vida. Hace varios años, había un joven padre que había sido activo en la Iglesia cuando era niño, pero que durante la adolescencia siguió un sendero diferente.

  • Después de su servicio militar, se casó con una hermosa jovencita y al poco tiempo su hogar fue bendecido con hijos.
  • Un día, inesperadamente, su hijita de cuatro años enfermó gravemente y la internaron en el hospital.
  • Desesperado, y por primera vez en muchos años, el padre se puso de rodillas en oración para suplicar por la vida de su hija.

No obstante, su estado empeoró. Poco a poco, este padre tuvo la impresión de que su hijita no viviría y, lentamente, sus oraciones cambiaron; ya no oró para suplicar que se curara, sino para implorar entendimiento. “Hágase Tu voluntad” era el estilo de sus súplicas.

  1. Al poco tiempo, su hija entró en coma, y el padre supo que no le quedaban muchas horas en la tierra.
  2. Fortalecidos con entendimiento, confianza y poder más allá de los que poseían, los jóvenes padres oraron de nuevo para suplicar la oportunidad de estrecharla entre sus brazos mientras estuviera consciente.

La niña abrió los ojos y sus frágiles brazos se extendieron hacia sus padres para un último abrazo. Entonces murió. Ese padre supo que sus oraciones habían sido contestadas; un Padre Celestial bondadoso y caritativo había dado consuelo a sus corazones.

Se había hecho la voluntad de Dios y ellos habían logrado entendimiento. (Adaptado de H. Burke Peterson, “Adversity and Prayer”, Ensign, enero de 1974, pág.18). El discernir y aceptar la voluntad de Dios en nuestra vida son elementos fundamentales del pedir con fe en sincera oración. Sin embargo, el solo decir las palabras “hágase Tu voluntad” no es suficiente.

See also:  Oracion Al Divino Niño?

Todos necesitamos la ayuda de Dios para someter nuestra voluntad a la de Él. “La oración es el acto mediante el cual la voluntad del Padre y la del hijo entran en mutua armonía” (Bible Dictionary, “Prayer”, págs.752–753). La oración humilde, ferviente y constante nos permite reconocer la voluntad de nuestro Padre Celestial y actuar de acuerdo con ella.

Y en esto, el Salvador nos brindó el ejemplo perfecto cuando oró en el Jardín de Getsemaní, “diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya Y estando en agonía, oraba más intensamente” (Lucas 22:42, 44). El objeto de nuestras oraciones no debe ser presentar una lista de deseos o una serie de peticiones, sino asegurar para nosotros y para los demás las bendiciones que Dios está ansioso por concedernos, de acuerdo con Su voluntad y Su tiempo.

Nuestro Padre Celestial oye y contesta toda oración sincera, pero las respuestas que recibamos tal vez no sean las que esperemos ni nos lleguen cuando y como las deseemos. Esta verdad es evidente en los tres ejemplos que he presentado hoy. La oración es un privilegio y el deseo sincero del alma.

Podemos ir más allá de las oraciones habituales y típicas y participar en oraciones sinceras al pedir apropiadamente con fe y actuar, al perseverar pacientemente a través de la prueba de nuestra fe, y al reconocer y aceptar con humildad que “no se haga mi voluntad, sino la Tuya”. Testifico de la realidad y la divinidad de nuestro Padre Eterno, de Su Hijo Unigénito, el Señor Jesucristo, y del Espíritu Santo.

Testifico que nuestro Padre oye y contesta nuestras oraciones. Ruego que todos nos esforcemos con mayor determinación por pedir con fe y de ese modo hacer que nuestras oraciones sean en verdad sinceras. Suplico que así sea, en el sagrado nombre del Señor Jesucristo.

¿Cómo le pido a Dios que me ayude?

Oraciones para pedir guía y seguir los caminos de Dios – Amado Señor Jesús, tu palabra afirma que siempre me guiarás. Tú no me abandonas, sino que permaneces conmigo en todo momento, me abrazas cuando estoy molesto y me das fuerzas cuando la vida me desgasta.

  • Al guiarme hacia una vida fructífera y placentera, ayúdame a seguir tus caminos.
  • Que sea como el jardín bien regado que florece porque sus raíces están profundamente arraigadas en tu amor.
  • En el nombre de Jesús. Amén.
  • Mi amado Señor, te agradecemos que tu propósito se cumple aunque tengamos nuestras propias ideas sobre cómo debe ser nuestra vida y, con frecuencia, vayamos de acuerdo con nuestros planes.

Cuando empezamos a crear planes, te pedimos que nos recuerdes que lo hagamos de acuerdo con tus deseos, no con los nuestros. Te pedimos que nos tengas en mente mientras sometemos cada detalle al servicio de tu objetivo y propósito. Por favor, alinea nuestras emociones con las tuyas, nuestros pensamientos con los tuyos y nuestra voluntad con la tuya.

¿Qué pasa cuando oro por otra persona?

La oración te ayuda a desarrollar una relación con Dios. – Al igual que tus padres aquí en la tierra, tu Padre Celestial quiere saber de ti y hablar contigo. Cuando oras, Él escucha. Luego, Él contesta tus oraciones a través de pensamientos, sentimientos, escrituras y aún por medio de las acciones de otras personas.2

¿Cómo se le debe pedir a Dios?

Conozca los consejos para pedirle de manera correcta a Dios User Admin Abril 05, 2015 – 12:00 a.m. Por: Lina Álvarez, especial para El País. La autora del libro ‘Por qué pido y no recibo’, Ana Mercedes Rueda, explica que los buenos deseos son puestos por Dios en el corazón del hombre.

  1. Pida con ardor y espere con fe.
  2. Cuando Ana Mercedes era niña, solía escribir en un cuaderno mensajes cifrados.
  3. Su madre no lo entendía, tan solo tenía cinco años.
  4. Entre sus letras y garabatos, se alcanzaba a leer claramente la palabra ‘Dios’.
  5. El tiempo pasó y Ana comprendió que tenía un don.
  6. Aquella voz que le hablaba al oído y le entregaba mensajes de amor y paz, era su ángel.

Aquél guía que le pediría, 25 años después, escribir un libro para brindar luz y mostrar el camino a aquellos que aunque buscan y rebuscan, no encuentran. ¿Qué la motivó a escribir este libro? Este libro surgió porque empecé a escuchar que las personas dicen que le piden a Dios y no los escucha.

  • No son capaces de comunicarse con sus ángeles y la respuesta siempre es un silencio prolongado que les genera mucha frustración.
  • Cuando empecé a percibir ese vacío en la gente, pensé que las palabras eran la manera indicada de orientarlos y explicarles el hecho de que no es que Dios no nos escuche a veces, sino que no le damos un mensaje claro.

No es que no conteste, sino que él nos contesta de ciertas maneras que son especiales e interesantes. Yo siempre le pido a Dios que me vaya guiando y mostrando cuál es el camino por el cual debo ir y de esa manera este libro surgió. ¿De qué maneras particulares se comunica Dios con nosotros? Él se comunica de muchas formas, siempre se las ingenia para hacernos llegar el mensaje.

Ya todo depende de que alguien esté dispuesto o no a escuchar. Nos puede hablar a través de un sueño, de la lectura de un libro, de un amigo que nos da un consejo o a través de una canción. Hay que estar con los ojos abiertos y los oídos despiertos para entender las señales que él nos pasa por enfrente.

Hay una herramienta que Dios utiliza muchísimo para comunicarse con nosotros y es ese “algo que te habla”. Es cuestión de que te sintonices, a veces la voz de la intuición, es Dios que está tratando de darnos un mensaje. “Orar es, como dicen los adolescentes, ‘cool’ y hasta divertido.

Si fortaleces tu comunicación con Dios y tus ángeles, nunca más te volverás a sentir solo”.Ana Mercedes rueda, angeóloga Utilice un método: Encuentre un lugar tranquilo en donde sienta que se puede concentrar sin tener interrupciones. Ponga música suave o encienda una vela que ayude a la relajación.Tenga al lado lápiz y papel.

Mantenga la actitud de concentración y pregunte a Dios qué es lo que realmente quiere y desea ver manifestado en su vida. No se presione, sea sincero consigo mismo. Escríbalo y reflexione acerca de lo que pide y las implicaciones que esto tiene. No piense tanto al hacerlo, dé rienda suelta a sus deseos de corazón.

  1. Pregunte a Dios qué método de oración utilizar: el de la afirmación o el de la fe.
  2. Afirmar lo que se quiere es repetirlo constantemente, y tener fe, es dejar en sus manos determinada situación.Comprenda el aprendizaje que le deja aquello que está viviendo.
  3. Es el punto clave del proceso.
  4. A veces las cosas no suceden porque aún no hemos aprendido la lección.Evalúe los aspectos que debe cambiar, en ocasiones, la mente pone muchas barreras para evitar la evolución.

Trabaje en sí mismo, elimine las cosas negativas y tome una mejor actitud.Tome la decisión. Inicie un programa personal intensivo. Busque su equilibrio y tenga paciencia, los resultados no son inmediatos. Sea disciplinado, acérquese a Dios y asuma una rutina diaria de oración.

  • ¿Qué hacer en la sala de espera? El que espera, desespera.
  • Tome nota y tenga paciencia mientras Dios le contesta.1.
  • Cuando se está en espera de la respuesta es cuando realmente estamos probando nuestra fe.2.
  • Aunque parezca que nada está sucediendo, en esos momentos es cuando Dios está actuando tras bambalinas para ordenar todo de manera perfecta y entregarle la respuesta a sus oraciones.3.
See also:  Oracion De San Judas Tadeo?

¡Déjese sorprender! Dios sabe el momento y la manera perfecta para responder a cada una de sus peticiones, solo confíe. Todo llega en su debido momento.4. Sea proactivo durante el tiempo de espera: medite, ore con agradecimiento por lo que ya tiene y haga ejercicio.5.

¿Cómo pedir salud a San Judas Tadeo?

¿Cómo se le reza a San Judas Tadeo, santo de las causas perdidas? Como cada 28 de octubre, este jueves se celebra el día de San Judas Tadeo, uno de los santos más venerados en nuestro país, el santo de las causas perdidas. Cada año miles de fieles van a celebrarlo y agradecerle en el templo de San Hipólito, en Ciudad de México.

  • El templo abrió sus puertas a las 6 de la mañana y a lo largo del día se programaron al menos 6 misas, todas estas tendrán un aforo máximo del 70 por ciento, lo que significa que se cerrarían las puertas del lugar.
  • En este día de celebración al santo, si tienes algún problema que consideras imposible de resolver, le puedes rezar,

Nosotros te decimos cómo, lo único que tienes que hacer es decir la oración de San Judas Tadeo: “¡Oh gloriosísimo Apóstol San Judas! Siervo fiel y amigo de Jesús. El nombre del traidor que entregó a tu querido maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa de que muchos te hayan olvidado, pero la Iglesia te honra e invoca universalmente como patrón de los casos difíciles y desesperados.

  1. Ruega por mí que soy tan miserable y haz uso, te ruego, de ese privilegio especial a ti concedido de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza.
  2. Ven en mi ayuda en esta gran necesidad, para que reciba los consuelos y socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente (decir la súplica por la que se pide), y para que bendiga a Dios contigo y con todos los escogidos por toda la eternidad.” “Te prometo, glorioso San Judas, acordarme siempre de este gran favor y nunca dejaré de honrarte como a mi especial y poderoso protector y hacer todo lo que pueda para fomentar tu devoción.

Amén.” San Judas Tadeo no es el único santo que se dedica a las causas perdidas, sino que también está Santa Rita de Cascia. : ¿Cómo se le reza a San Judas Tadeo, santo de las causas perdidas?

¿Que decía San Martín de Porres cuando curaba a los enfermos?

(1-4) ‘Yo te curo, Dios te sana’ era la frase que siempre solía decir’, como diciendo, yo pongo el remedio de mi parte y, si te curas, es por obra de Dios y no mía; y, así evitaba muestras de veneración a su persona.

¿Cómo pedir un milagro a los ángeles?

Conozca a cuál arcángel pedirle ayuda según sus necesidades A la redacción de revista Perfil nos visitó la más famosa angeóloga de Suramérica, Tibisay Cornacchia. Ella visita nuestro país para dar conferencias y talleres sobre sus conocimientos en terapias holísticas y ángeles.

  1. Además de estudiosa de los ángeles y arcángeles, Cornacchia es consteladora multidimensional (basados en los principios de Bert Hellinger), angeóloga (certificada de Charles Virtue), terapeuta craneosacral y terapeuta familiar.
  2. Para ella, sus conocimientos deben ser universales, pues todos tenemos acceso al poder de un ser supremo, a quien ella llama Dios pero asegura que podría llamar Alá, Jehová, energía, etc.

“Todos tenemos la capacidad de trabajar con los ángeles; ellos están ahí para quienes deseen conocer de su sabiduría y su luz. Sus enseñanzas no son exclusivas de un grupo, ni necesitamos ser especial para trabajar con ellos, solo el deseo de nuestro corazón de conectarse, nos llevará a un mundo maravilloso de milagros y señales. Según Cornacchia, la manera de correcta de pedirles ayuda dándoles permiso para que trabajen con nosotros. Así: “Amado arcángel, le pido su presencia en mi vida y le doy permiso para que trabaje en ayudarme”. Eso no quiere decir que si se nos olvida el nombre de algún arcángel, no nos van a ayudar.

Arcángel Miguel: es el jefe de los guerreros de Dios y con su espada ayuda a cortar toda la energía discordante como envidia, ira, rabia, dolor, ya sea con uno mismo o hacia otras personas.Arcángel Rafael: es el arcángel de la salud mental, física y espiritual. Se pide al arcángel Rafael para que ayude a entender el porqué de las enfermedades, porque las enfermedades son emociones mal manejadas. Arcángel Gabriel: ayuda a los estudiantes, los jóvenes en el colegio, los artistas, los poetas, las personas que trabajan con la creatividad. Él es el arcángel de la anunciación pues fue quien avisó a la Virgen María de su estado de embarazo, por ello también se el conoce como el arcángel de las buenas noticias y la alegría.Arcángel Uriel: Es el arcángel del dinero, pero no es capaz de cambiar la vida de las personas. Él ayuda pero cada quien también tiene que poner de su parte para trabajar en sus metas. El arcángel Uriel ayuda a sanar lo que en la historia familiar de cada quien representa el dinero. En Costa Rica hay un dicho poco agradable que dice que “quien nace para maceta no sale ni del corredor”, eso no es cierto pero para surgir primero hay que modificar esos pensamientos derrotistas con ayuda del arcángel Uriel. Una vez que se logre sanar esa historia o esas creencias, la abundancia del universo llegará. Se debe saber que abundancia no es solo un fajo de billetes, sino también una amiga que nos invita a la playa, un compañero que nos invita al almuerzo, una buena oferta en el supermercado, un ascenso en el trabajo, etc.Arcángel Chamuel: Es el arcángel del amor, quien nos invita a amarnos a nosotras mismas y aceptarnos tal y como somos. Además, influye en la historia familiar sobre las relaciones de pareja, las creencias sobre la sexualidad, el placer, el amor por el amor.Arcángel Raziel: Es el guardador de los grandes secretos y el arcángel de los misterios. En nuestra familia hay muchos secretos y eso hace que se repita la historia, por ejemplo, si hubo un ancestro con historial de alcoholismo es posible que un miembro de la familia llegue a padecer de esa enfermedad, porque son asuntos que se esconden y no se enfrentan. El arcángel Raziel nos ayuda a descubrir las verdades y superar la historia.Arcángel Yosiel: Es el de la sabiduría divina y la intelectualidad, nos ayuda a abrir la mente a lo nuevo: la nueva era, los ángeles, las terapias, las meditaciones.

Fuente: Tibisay Cornacchia, angeóloga, consteladora multidimensional y terapista craneosacral. : Conozca a cuál arcángel pedirle ayuda según sus necesidades

¿Que se le reza a un enfermo grave?

‘Omnipotente y sempiterno Dios Creador, ¡salud eterna de los creyentes! Oye los ruegos que te dirigimos por la salud de tu siervo enfermo, para quien imploramos el auxilio de tu misericordia, para que después de recobrar su salud te de gracias. Por nuestro Señor y Redentor, nuestro Sanador divino. Amen.’

¿Cómo rezar el rosario para pedir por la salud?

Espíritu Santo, consuelo de los corazones, sana las heridas de tu pueblo y transforma nuestros quebrantos. Danos valor y sabiduría, humildad y gracia. para que podamos actuar con justicia y encuentra la paz en ti. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.