Frutillar El Ciprés

Trucos | Consejos | Comentarios

Oracion Al Divino Niño Jesus?

Oracion Al Divino Niño Jesus
Niño amable de mi vida, consuelo de los cristianos, la gracia que necesito pongo en tus benditas manos. da la paz alos turbados y alivio al corazón mío. pues eres Hijo de Dios y auxilio de los cristianos.

¿Cuál es la oración al Niño Jesús?

Oraciones al Niño Jesús Desde siempre el fiel ha buscado formas de oración y de intercesión para alabar al Señor y pedirle algunas gracias. Entre muchas formas algunas entre las más conocidas están los triduos (oraciones rezadas durante tres días seguidos) y las novenas (durante nueve días seguidos).

  • También para devoción al Niño Jesús han nacido algunos textos útiles para la oración; aquí solo ponemos algunos, mientras es posible pedir la colección completa.
  • Triduo de alabanza al Pequeño Rey Este triduo, especialmente indicado para prepararse a la fiesta de Epifanía y a otras fiestas ligadas al culto del Niño Jesús, nos propone como modelo de adoración y de fe a los Reyes Magos, que supieron ver en el Niño de Belén, al señor del mundo.

Primer día Oh Niño Jesús, Rey de las gentes, que has guiado el camino de los Magos a Belén con la luz de la estrella, haz que bajo su ejemplo nosotros sigamos fielmente tu Palabra y tus divinas inspiraciones, cumpliendo lo que tú nos sugieres a nuestro corazón.

Gloria al Padre (tres veces) El esplendor de tu gloria, oh Padre, ilumine nuestros corazones, para que a través de este mundo podamos llegar a la luz de tu morada. Por Cristo, nuestro Señor. Amén. Segundo día Oh Niño Jesús, que has reunido junto a tu cuna, en adoración, a los pobres pastores y a los ricos reyes de Oriente, ilumina a los gobernantes y socorre a todos los pobres de la tierra.

Haz que también nosotros te amemos con un corazón humilde, y nos hagamos pequeños en espíritu para entrar en tu reino de justicia y de paz. Gloria al Padre (tres veces) Danos, oh Padre, que reconozcamos el esplendor de tu gloria en la pobreza de tu Hijo hecho hombre y de adorar la divina grandeza en la humildad de su infancia.

Haz que acogiendo el reino de los cielos como niños, logremos el premio prometido a los humildes de corazón. Por Cristo nuestro Señor. Amén. Tercer día Oh Niño Jesús, los Magos venidos para adorarte se postraron a tus pies ofreciendo oro, incienso y mirra, reconociéndote así verdadero Rey, verdadero Dios y verdadero hombre.

Concédenos imitarlos, adorándote con viva fe en el sacramento de la Eucaristía, y ofreciéndote el oro de nuestra vida y de nuestras dotes, el incienso de nuestra oración, la mirra de nuestros sacrificios y de nuestro amor. Gloria al Padre (tres veces) Oh Padre, tu Hijo se ha manifestado en nuestra carne mortal.

  • Concédenos a nosotros, que lo hemos conocido como verdadero hombre, ser interiormente renovados a su imagen.
  • Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
  • Triduo para pedir una gracia Primer día Oh Niño Jesús, aquí estoy para abrirte mi corazón.
  • Necesito tu ayuda, sin ti no puedo hacer nada.
  • Tú eres santidad y bondad infinita, yo soy un pobre pecador.

Antes de pedirte lo que deseo, te pido perdón de mis pecados, e invoco fuerza para vencer mis debilidades. Tú, Dios Niño, revela el rostro del Padre que nos ama y sabe ya lo que necesitamos (Mt 6,8). Por esto te presento la petición que tengo en el corazón (se expone la gracia deseada).

Oh Jesús, como la mujer cananea del Evangelio te digo: “Señor, ayúdame” y espero de ti la misma respuesta: “Que se haga como deseas” (Mt 15,22s). Tú eres mi Dios: confío en ti y confío en que escucharás mi oración. Amén. Gloria al Padre (tres veces) ¡Jesús, escúchanos! ¡Jesús, acógenos! Segundo día Señor Jesús, te contemplo y te pido en la imagen de tu infancia, que me atrae a tu corazón y me desvela tu amor.

Tú solo eres para mí el apoyo seguro. Si me apoyo en las criaturas, encuentro ayudas insuficientes, solo desilusiones y amarguras. Tú solo eres omnipotente; tú solo compasivo y fiel. Tú te has hecho hombre, revestido de debilidad y sometido a la prueba, para compartir nuestras enfermedades y obtenernos gracia y misericordia (cf.

Heb 4, 15ss). Hoy también te pido la gracia que tanto deseo (se expone la gracia deseada). Como los dos ciegos te imploro: “Ten piedad de mi” y confío en ti que dijiste: “Que se haga según vuestra fe” (Mt 9,27ss). Concédeme lo que te pido por los méritos de tu divina infancia y por intercesión de tu Madre Santísima.

Amén. Gloria al Padre (tres veces) ¡Jesús, escúchanos! ¡Jesús, acógenos! Tercer día Oh Jesús, nuestro Rey y Pastor, tú has dicho: “Todo cuanto pidáis en la oración, creed que os lo han concedido y lo obtendréis” (Mc 11,24). Me dirijo a ti en las dificultades y sufrimientos que encuentro y, confiado en tu promesa “Llamad y se os abrirá” (Mt 7,7), no dejo de llamar a la puerta de tu amor: una vez más te ruego que me concedáis la gracia que espero (se expone la gracia deseada).

Con la misma fe del centurión te invoco: “Extiende tu mano” (Mt 9,18), y recuerdo tus palabras: “No temas, basta que tengas fe” (Mc 5,36). Tú que eres nuestro hermano y conoces el corazón de todos (Hch 1,24), que escrutas los afectos y pensamientos de los hombres (Ap 2,23), concédeme la gracia te pido; ayúdame a amarte todos los días más y servirte siempre con fidelidad.

Amén. Gloria al Padre (tres veces) ¡Jesús, escúchanos! ¡Jesús, acógenos! Breve novena para pedir una gracia Primer día Himno (puede recitarse o cantarse) Rey de la paz, Dios Niño, hemos venido para adorarte; en tu luz estamos en camino hacia tu reino.

  • Gloria a ti, Señor Jesús. Hijo de Dios, Hijo del hombre, tú por amor te hiciste Niño, nuestro hermano, tráenos salvación,
  • de tu Padre nos haces hijos / con tu gracia.
  1. Cristo Señor, Esposo divino, tú que nos amas con corazón humano, en tu carne experimentas el llanto
  2. para darnos alegría infinita: / espléndido cambio.
  3. Verbo del Padre nacido en el mundo, dócil Hijo creces en el tiempo; si imitamos tu vida,
  4. como niños en tu reino / nosotros entraremos.
  5. Oración

Oh Niño Jesús, aquí estoy a tus pies. Me dirijo a ti que eres todo, porque tengo necesidad de tu ayuda. Mírame, oh Jesús, y socórreme en mis necesidades. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto a mi verdadero bien, acógela.

  1. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a la de toda la Iglesia.
  2. Oración conclusiva Danos, oh Padre, que re reconozcamos el esplendor de tu gloria en la pobreza de tu Hijo hecho hombre y de adorar la divina grandeza en la humildad de su infancia.
  3. Haz que acogiendo el reino de los cielos como niños, logremos el premio prometido a los humildes de corazón.

Por Cristo nuestro Señor. Amén.

  • Segundo día
  • Himno (como el primer día)
  • Oración

Oh Jesús, esplendor del Padre, te adoro. Creo que tú eres el Hijo de Dios vivo, nacido de la Virgen María, que has compartido en todo, menos en el pecado, nuestra condición humana. Por eso te ofrezco mi vida y todo lo que soy. Haz que siempre esté unido a ti, fuente de todo bien.

  • Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.
  • En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia.
  • Oración conclusiva Oh Dios, que has constituido a tu Hijo unigénito Salvador del género humano y quisiste que se llamara Jesús, concédenos propicio poder un día contemplar de modo manifiesto en el cielo a quien en la tierra veneramos su nombre.

Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Tercer día
  2. Himno (como el primer día)
  3. Oración

Jesús, bondad infinita, mientras contemplo tu rostro luminoso y sonriente, siento crecer en mi corazón una gran confianza. Creo en ti y me entrego completamente a tu bondad, para que tu bendición se irradie sobre mí y sobre mis seres queridos y canto tu infinita misericordia.

Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia. Oración conclusiva Refuerza la fe de tu pueblo, Señor, para que crea y proclame a Cristo tu único Hijo, verdadero Dios, eterno contigo en la gloria, y verdadero hombre, nacido de la Virgen María; confírmanos en esta fe en la vida presente y guíanos a la alegría de la vida sin fin.

Por Cristo nuestro Señor. Amén.

  • Cuarto día
  • Himno (como el primer día)
  • Oración

Oh Pequeño Rey, la corona que brilla en tu cabeza me recuerda que tú eres el Señor de mi vida. Quiero renunciar al mal y seguir siempre tu Palabra, para que puedas reinar en este pobre corazón y hacerlo tuyo para siempre. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.

  • En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia.
  • Oración conclusiva Oh Padre, tu único Hijo se manifestó en nuestra carne mortal; concédenos que, habiéndole conocido como verdadero hombre, seamos interiormente renovados a su imagen.
  • Él que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

  1. Quinto día
  2. Himno (como el primer día)
  3. Oración

Te contemplo, Jesús Redentor mío, envuelto en un vestido real: el oro me recuerda tu poder y la púrpura tu sangre derramada por nosotros. Haz que me una a tu sacrificio y no huya ante las dificultades, sino que sepa afrontar todo contigo y por ti. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.

En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia. Oración conclusiva Señor, Dios omnipotente, que nos envuelves con la nueva luz de tu Verbo hecho hombre, haz que resplandezca en nuestras obras el misterio de la Encarnación para crecer en edad, sabiduría y gracia en la escuela de tu Hijo Jesús, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

  • Sexto día
  • Himno (como el primer día)
  • Oración

Oh Jesús, alegría de los ángeles y de los hombres, mi corazón se llena de alegría viendo tu mano que sostiene el mundo y sabiendo que me sostiene con su fuerza. Tú me ves, me acompañas y me proteges porque soy precioso a tus ojos; por eso te entrego mi vida y mis necesidades.

  1. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.
  2. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia.
  3. Oración conclusiva Oh Dios, liberador de los pobres, ven al encuentro de las esperanzas de los que te buscan con sincero corazón, y danos que confiemos siempre con amor en Jesús Salvador.

Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Séptimo día
  2. Himno (como el primer día)
  3. Oración
  4. En tu pecho, oh Rey de los pequeños, brilla una cruz, señal gloriosa de nuestra redención. Yo también tengo mu cruz que quiero coger y llevarla, siguiéndote a ti: ayúdame a sostenerla en los momentos de debilidad, de desaliento y de sufrimiento:
  5. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre
See also:  Oracion De San Antonio De Padua Para Encontrar Cosas Perdidas?

Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia. Oración conclusiva Señor Jesús, que has querido compartir nuestras fatigas, infunde en mi corazón la certeza de esta es la vida eterna: conocer al Padre que te ha mandado acogerte muestro Salvador.

  • Octavo día
  • Himno (como el primer día)
  • Oración

En tu pecho, amable Jesús, late un corazón ardiente de amor y lleno de infinita ternura, que se ha consumado hasta dar la vida por todos los hombres. Te suplico que viertas sobre mi tu amor y ayúdame a corresponderte siempre, porque al amor solo se responde con amor.

  1. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.
  2. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia.
  3. Oración conclusiva Oh Padre, que en el rostro humano de tu Hijo demuestras lo cercano y fiel que estás, danos ojos y corazón nuevos, para que sepamos reconocerle y acogerle en cada uno de nuestros hermanos.

Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Noveno día
  2. Himno (como el primer día)
  3. Oración

Tu diestra omnipotente, adorable Jesús, vierte toda bendición sobre los que te aman y te invocan. Te pido que bendigas todo lo mío, mi persona, mi vida. Mira mis necesidades para socorrerlas, y mis deseos para acogerlos. y Yo, desde ahora, te ofrezco mi vida todos los días, como alabanza de tu santo nombre.

  1. Padre nuestro Ave María Gloria al Padre Por tu divina infancia, oh Jesús, te presento esta petición mía (se expresa): si es conforme a tu voluntad y por tanto para bien mío, acógela.
  2. En tu infinita misericordia, no mires mi debilidad sino a mi fe, unida a toda la Iglesia.
  3. Oración conclusiva Acoge, oh Niño Jesús, la oración de tus hermanos, y haz que, bajo el ejemplo de la Virgen María, guardemos todo tu don y tu palabra, para proclamar con la vida lo que nuestros ojos contemplan.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. Oración diaria al Niño Jesús Oración diaria al Niño Jesús (que se reza todas las tardes en el Santuario de Arenzano) Oh Santo Niño Jesús, que difundes tus gracias sobre quien te invoca, vuelve tus ojos a nosotros, postrados ante tu santa imagen, y acoge nuestra oración.

Te encomendamos a los pobres necesitados que confían en tu divino corazón. Extiende sobre ellos tu mano omnipotente, y socórrelos en sus necesidades. Extiéndela sobre los niños, para protegerlos; sobre las familias, para guardarlas en la unidad y el amor; sobre los enfermos, para curarlos y santificar sus penas; sobre los afligidos, para consolarlos; sobre los pecadores, para llevarlos a la luz de tu gracia; sobre los que, apretado por el dolor y la miseria, invocan confiados tu amorosa ayuda.

Extiéndela también sobre nosotros, para bendecirnos. Concede, oh Pequeño Rey, los tesoros de tu misericordia y de tu paz al todo el mundo, y consérvanos ahora y siempre en la gracia de tu amor. Amén. Oración del venerable P. Cirilo Oración del venerable P.

  • Cirilo (Carmelitano di Praga, sec.
  • XVII) Oh Niño Jesús, me dirijo a ti con plena confianza porque creo firmemente que eres Dios y por intercesión de tu santa Madre puedes socorrerme en todas las necesidades.
  • Te amo con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas.
  • Me arrepiento sinceramente de mis pecados y te pido la fuerza para vencer las tentaciones y las debilidades.

Te prometo no ofenderte más, aunque me costase pruebas y sufrimientos. Ayúdame e servirte con fidelidad y a amar al prójimo como a mí mismo. Señor Jesús, Niño omnipotente, hoy te pido en particular por una gracia que deseo mucho (se expone) Pero la gracia mayor que te pido es poseerte con María y José, y adorarte con todos los ángeles del cielo.

  • Amén. Oración del papa Benedicto XVI Oración del papa Benedicto XVI Señor Jesús, te vemos niño y creemos que tú eres el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María.
  • Como en Belén, también nosotros con María, José, los ángeles y los pastores re adoramos y te reconocemos como nuestro único Salvador.

Te hiciste pobre para hacernos ricos con tu pobreza: concédenos no olvidarnos nunca de los pobre y de todos los que sufren. Protege nuestras familias, bendice a todos los niños del mundo y haz que reine siempre entre nosotros el amor que nos has traído y que hace más feliz la vida.

  • Da a todos, oh Jesús, reconocer la verdad de tu Navidad para que todos sepamos que has venido a traer a toda la familia humana la luz, la alegría y la paz.
  • Tú que eres Dios, y vives y reinas con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
  • Oración de confianza Jesús, tú sabes.

Jesús, tú puedes. Jesús, tú ves. Jesús, ayuda. Jesús, tú piensas en nosotros. Jesús, confío en ti. Gracias, Jesús. Oración del enfermo Querido Niño Jesús, soy un pobre que sufre que, sostenido por la fe más viva, invoca tu divina ayuda para que le cures sus enfermedades.

En ti pongo toda mi confianza. Sé que tú puedes todo, y que eres muy misericordioso, incluso que eres la misma Misericordia infinita. Pequeño Jesús, por tu virtud divina y por el inmenso amor que traes a los que sufren a los afligidos y a todos los necesitados, escúchame, bendíceme, socórreme y consuélame.

Amén. Gloria al Padre (tres veces) Oración para la unción del Aceite de la Lámpara Oración para la unción del Aceite de la Lámpara Señor Jesús, médico divino (Mc 2,17), muchos enfermos recurrían a ti “de quien salía una fuerza que sanaba a todos” (Lc 6,19).

  • Con sincera fe también invoco yo tu ayuda en mi sufrimiento y, como el leproso curado, te imploro: “Seños, si quieres, puedes sanarme! (Mt 8,2).
  • Buen Samaritano, derrama sobre mis heridas el aceite de tu consuelo y ayúdame a hacer, como tú, la voluntad del Padre, dando gracias por todo.
  • Poderoso pequeño Rey, por el amor con que alimentas a los débiles y enfermos, por la intercesión de todos los creyentes, por la eficacia espiritual d esta Aceite bendito con el que me signo con viva fe y humilde abandono, refuérzame, sáname, acógeme, de ese modo podré hablar a todos de tu infinita misericordia.

Amén. Oración del niño (que se reza en la bendición de los niños durante la Solemnidad del Niño) Querido Niño Jesús, tú que amas a todos escucha mi oración. Te doy gracias por todos tus dones y te prometo ser siempre tu amigo. Quiero amarte con todo el corazón, e imitar tus virtudes.

  • (forma sencilla)
  • Niño Jesús, Amor divino, Verbo encarnado, acuérdate de nosotros,
  • tú que nos has creado.

Oración del estudiante (se puede repetir como triduo especialmente en tiempos de exámenes) Oh Niño Jesús, que creciste en Nazaret lleno de sabiduría y sorprendiste por tu inteligencia (Lc 2,40.47), ayúdame en mis estudios y exámenes, para que termine con buen éxito los deseos y los esfuerzos míos y de mi familia.

  • Oh único y verdadero Maestro, que enseñas el camino de Dios (Mt 23,10; 22,16), infúndeme serenidad en las pruebas, respeto a los profesores, sincera amistad con los compañeros.
  • Tú que revelaste a los pequeños los misterios del reino de Dios (Mt 11,25), sostenme en los momentos de dificultad y cansancio, y guíame al conocimiento y al amor a ti, que eres la vida, la verdad y la vida eterna (Jn 14,6).

Amén. Oración por la infancia que sufre Oración por la infancia que sufre (que se reza en el Santuario de Arenzano el día 28 de cada mes) Señor Jesús, que por nuestro amor te hiciste pequeño como un niño, tú has sufrido la pobreza en el gruta de Belén y el rechazo de los hombres, la amenaza de muerte y la huida a lo lejos, cuando oíste el grito de dolor de los inocentes matados por Herodes.

  1. Te rogamos por los niños que sufren por la falta de comida, de instrucción y de afecto, víctimas de la guerra, de la enfermedad y de la violencia que mancha su inocencia.
  2. Los confiamos a ti, que acariciaste y bendijiste a los niños, e hiciste de ellos el ejemplo de la verdadera grandeza.
  3. Haz que en todas las familias la vida sea acogida y guardada como don tuyo.

Sana las heridas de los pequeños y consuela a sus padres. Convierte el corazón de quien ataca a la vida y pisotea los derechos de la infancia. Ayúdanos también a nosotros a amar, proteger, y educar a los niños que nos han confiado, y haz que lleguemos a ser como ellos para entrar en el reino de los cielos.

¿Cómo pedir un milagro al Divino Niño?

Oración milagrosa para pedirle al Divino Niño Jesús – Divino Niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida, mi tierno y adorado Niño, llego hasta Ti lleno de esperanza, llego a Ti suplicando tu misericordia, quiero pedirte los abundantes bienes que derramas sobre tus fieles devotos, los que tus bracitos abiertos reparten con amor y generosidad.

  1. Oh Niño amado, bendito Salvador, quédate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.
  2. ¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús,yo te amaré siempre con toda mi alma! Divino Niño Jesús, bendícenos, Divino Niño Jesús, escúchanos, Divino Niño Jesús, ayúdanos.

Niño amable de mi vida, consuelo del cristiano, la gracia que necesito tanto y que me causa desesperación y agobio, que hace que sienta intranquilidad en mi vida pongo en tus benditas manos: (pedir con fe lo que se desea conseguir). Padrenuestro que estas en los cielos Tú que sabes mis pesares pues todo te lo confío, concede la paz a los angustiados y dale alivio al corazón mío.

Dios te salve María llena eres de gracia. Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres hijo de Dios y auxilio de los cristianos. Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo Acuérdate oh Niño Santo amado, que jamás se oyó decir, que alguno haya implorado ante Ti sin tu auxilio recibir, por ello, con sencillez y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza, sabiendo los milagros que obras y lo rápido que concedes remedio, con ilusión este favor yo te pido: (repetir lo que se quiere obtener).

Divino Niño Jesús, bendícenos, Divino Niño Jesús, escúchanos, Divino Niño Jesús, consuélanos, Divino Niño Jesús, ayúdanos, Divino Niño Jesús, protégenos, Divino Niño Jesús defiéndenos, Divino Niño Jesús, en ti confiamos. Así sea. Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

¿Cómo se reza al Divino Niño?

Catholic.net – Novena al Divino Niño Jesús Por: n/a | Fuente: EWTN.com En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. ACTO DE CONTRICIÓN – TODOS LOS DÍAS Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quien sois, Bondad infinita y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido.

También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno, ayudado de Vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén. ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS Oh Dios, que por amor a nosotros nos ha enviado a tu Divino Hijo como nuestro Salvador y Redentor, te pedimos que por mediación de los méritos de tu infancia, se acreciente nuestra fe y abundemos en buenas obras.

Por Cristo nuestro Señor. Amén.

  • GOZOS – TODOS LOS DÍAS
  • CORO
  • Oh Divino Niño mi Dios y Señor, tú serás el dueño de mi corazón.
  • ESTROFAS
  • Aquí en tu Santuario con fe y oración, te pedimos todos nuestra conversión.
See also:  Puede Haber Dos Complementos Directos En Una Oracion?

|

  1. Pequeños y grandes en gran procesión, venimos alegres a hacerte oblación.
  2. Los jóvenes todos con gran persuasión, radiantes de anhelos van al Salvador.
  3. Que nuestras familias como Nazaret, sus grandes virtudes puedan conocer.
  4. Que amemos a todos nos manda el Señor, con todas las fuerzas que amamos a Dios.
  5. Que al fin de mi vida con tu protección, tenga yo la dicha de mi salvación.

¿Qué milagros hace el Divino Niño?

E n el año 1935 llegó el Padre Salesiano Juan del Rizzo al barrio “20 de julio”, al sur de Bogotá, una región muy solitaria y abandonada en aquellos tiempos. Le habían prohibido emplear la Imagen del Niño de Praga porque una asociación muy antigua reclamaba para ella el derecho exclusivo de propagar esa imagen.

El Padre del Rizzo estaba convencido de que a Dios le agrada mucho que honremos la infancia de Jesús, pues así lo ha demostrado con innumerables y numerosos milagros. ¿Si otros niños son tan inocentes y tan dignos de ser amados, cuánto más lo será el niño Jesús? Además recordaba muy bien la promesa hecha por Nuestro Señor a una santa: ” Todo lo que quieres pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado si te conviene conseguirlo”,

Así que no desistió de propagar la devoción al Divino Niño pero dispuso adquirir una nueva imagen. S e fue a un almacén de arte religioso llamado “Vaticano” propiedad de un artista italiano, y le encargó una imagen bien hermosa del Divino Niño. Le prestaron una imagen bellísima, el padre la llevó para sus solitarios, desérticos y abandonados campos del “20 de julio”.

Ahora empezaría una nueva era de milagros en esta región. E sta es un de las imágenes más hermosas y agradables que han hecho de nuestro Señor. Con los brazos abiertos como queriendo recibir a todos. Con una sonrisa imborrable de eterna amistad. Atrae la atención y el cariño desde la primera vez que uno le contempla.

Allí a su alrededor se han obrado y se siguen obrando maravillosos favores, para quien no conozca los prodigios que obtiene la fe parecerían fábulas o cuentos inventados por la imaginación, pero que son muy ciertos para quienes recuerdan la promesa de Jesús ” Según sea tu fe así serán las cosas que te sucederán”.

E l Padre Juan comenzó a narrar a las gentes los milagros que hace el Divino Niño Jesús a quienes le rezan con fe y a quienes ayudan a los pobres, y empezaron a presenciarse prodigios admirables : enfermos que obtenían la salud, gentes que conseguían buenos empleos o estudio para los niños, o casa o éxito en los negocios.

Familias que recobraban la paz. Pecadores que se convertían. Y cada persona que obtenía un favor del Divino Niño Jesús se encargaba de propagar su devoción entre amigos y conocidos. ¿ Q uiére que su vida cambie y mejore por completo? No deje pasar ninguna semana sin leer una página de la sagrada Biblia.

¿Qué se le puede pedir a el Niño Jesús?

Pedir una gracia al Niño Jesús “Pedid y se os dará” No hay que olvidar que estos gestos de predilección divina, con los que el Niño Jesús ha curado los enfermos, ha confortado a los afligidos, ha convertido a los pecadores, ha sustentado a los pobres, ha suscitado la vida en las madres estériles, etc son –como dice la misma palabra– dones absolutamente gratuitos, “gracias”, favores personales que él concede cómo, cuándo y a quien quiere, con soberana liberalidad.

Nadie, por tanto, tiene el derecho a pedirle cuentas de ellas o de presumir de méritos o de preferencias, pena de recibir el reproche del Señor que dijo: «¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?» (Mt 20,15). Por lo demás son innumerables las gracias, tanto espirituales como materiales, que Dios continuamente concede y de las que, quizás, ni siquiera nos damos cuenta.

¿Qué “gracias está bien pedir”? En preciso ante todo decir que las “gracias” más importantes, las de pedir en primer lugar, son los dones espirituales y, entre estos, sobre todo el fortalecimiento de la fe, como los mismos apóstoles le pidieron a Jesús (cf.

  1. Lc 17,6). Por lo demás, los relatos de los milagros obrados por el Maestro muestran cómo lo que él miraba era la fe, para premiarla, como en el caso del siervo del centurión (cf.
  2. Mt 8,10), o por suscitarla, como en el caso de la curación del ciego de nacimiento (Cf. Jn 9,38).
  3. Los otros dones espirituales son, por ejemplo, la conversión del corazón, el perdón de los pecados, el consejo divino ante una elección importante, la fortaleza en la tribulación, la paciencia en el cumplimiento de un oficio, la mansedumbre de ánimo, la pureza de cuerpo y de corazón, la gracia de una buena muerte, etc Estos dones espirituales tienen preferencia sobre los beneficios materiales porque están directamente ordenados a obtener la más importante de las “gracias”: la salvación eterna.

Teniendo en cuenta esta clasificación, queda siempre válido el recurso a Jesús para implorar las “gracias” materiales, como la curación de una enfermedad física o psíquica, la protección contra la desgracia, la superación de una prueba, la ocupación en un trabajo, el éxito de una actividad, el hallazgo de un perdido, etc entre estos favores materiales, uno es sin duda el más valioso: el don de un niño.

Es una de las “gracias” que el Pequeño Rey concede más a gusto, precisamente porque no hay ningún don material tan grande y hermoso como el de una nueva vida, que Dios mismo suscita, que a Dios mismo vuelve, y que es la gloria del mismo Dios. La actitud correcta el pedir una gracia. Si Dios conoce todos nuestros pensamientos y sabe ya lo que necesitamos, ¿qué necesidad tenemos de exponerle nuestras peticiones? Y si Dios no me concede lo que le pido, ¿quiere quizás decir que no rezo suficientemente, que no lo merezco, que me castiga? Son preguntas que todos, más o menos, se hacen.

En el devoto fiel la petición nunca debe tener los tonos de la pretensión, ni de una insistencia extenuante, como si debiera “arrancar” a Dios el favor. La liberalidad soberana de Dios siempre es respetada con la convicción de que “Dios ve o provee”, antes y mejor que los hombres.

  • Quien no tiene este respeto y “pretende de Dios una señal” y en eso funda su fe, ya tiene el reproche de Jesús: «Si no veis signos y prodigios, no creéis» (Jn 4,48).
  • Los que, por otra parte, si la gracia tan invocada no se realiza, con frecuencia rechazan la fe (supuesta así) porque “sirve de poco”.
  • La petición tampoco debe hacerse con largos discursos, como si debiera explicar a Dios “el porqué y el cómo” de lo que se pide.

Jesús mismo enseña a «no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso» (Mt 6,7). Por último, es decisivo que la petición parta de un corazón honesto, que no busca plegar Dios a sí, sino de convertirse a Dios, viviendo hasta el fondo el cristianismo que profesa.

  1. Resumiendo, los sentimientos que deben animar a quien se dirige al Niño Jesús por una súplica son la confianza, el reconocimiento del poder divino, la gratitud, el abandono en su voluntad, la unión de oración con todos los hermanos.
  2. Si lo pensamos, son las mismas actitudes del niño cuando pide algo a su padre.

: Pedir una gracia al Niño Jesús

¿Que oración para niños?

Gracias, Padre, por todas las cosas lindas que me rodean – Gracias, Padre, por todas las cosas lindas que me rodean. Me gustan mucho las montañas, las flores, los animales y te doy gracias por crearlos y porque los puedo disfrutar. También te doy gracias por mi familia, porque nos amamos y nos ayudamos.

¿Que rezar para un milagro urgente?

‘Señor Jesucristo, te pido que intercedas por mí ante Dios Padre y me concedas un milagro. Sé que tienes el poder de hacer lo imposible posible, así que te pido que me ayudes a superar esta situación difícil. Confío en ti y en tu amor infinito’. ‘Espíritu Santo, te ruego que me ayudes en este momento de necesidad.

¿Qué significado tiene el divino niño?

Yo reinaré: el Divino Niño en la comunicación publicitaria El Divino niño, una figura divina convertida en un símbolo religioso popular, adaptado a nuestra cultura colombiana. La apropiación de esta imagen divina, hace que su creencia sea aún más arraigada, genera una identidad entre el individuo y permite que se cree un vínculo con la cultura propia,

  1. Cuando se acepta la figura de este Divino Niño se convierte en un símbolo de creencia de la cultura.
  2. Su uso en la cultura se extendió más allá de un sentido religioso y milagroso.
  3. Se han generado relaciones y usos, no solo de esta imagen del Divino niño, sino de otras figuras divinas, entre marcas, productos, etc, que generan una asociación y simbolismo a este, con el fin de lograr generar un vínculo para llegar a un público a partir de la construcción de una imagen.

Adoptado como un signo religioso como imagen, como una tradición y creencia cultural en un símbolo, y una vez que se desprende del concepto religioso y se ancla a una marca pierde ese simbolismo que se le apropiaba. Su representación icónica, hace que la imagen se adopte de una manera mas cercana.

Su simbolismo representa el lugar donde inicia esta creencia, las características que lo convierten en único, y su adaptación que trasciende la imagen. Este video etnográfico nos cuenta más de esta creencia que se tiene en la cultura colombiana, y cómo se a adaptado a diferentes formas de esta misma cultura.

: Yo reinaré: el Divino Niño en la comunicación publicitaria

¿Cómo hacer para que se produzca un milagro?

Cómo encontrar milagros en la vida cotidiana Si observamos la vida a través de la lente de la fe en Jesucristo, nuestros ojos se abrirán a los muchos milagros que nos rodean. Todos sabemos lo que es un milagro, ¿no es así? Cuando Moisés dividió el Mar Rojo; cuando el Salvador le dio la vista a un ciego; cuando una mujer fue sanada de una enfermedad terminal. Uno de los milagros más extraordinarios es la expiación de Jesucristo: ningún milagro ha sido tan poderoso ni tan trascendental.

  1. Mas, ¿son esos los únicos tipos de experiencias que podrían considerarse milagros? El presidente Dallin H.
  2. Oaks, Primer Consejero de la Primera Presidencia, dijo: “Todos los días ocurren muchos milagros en la obra de nuestra Iglesia y en la vida de los miembros”.
  3. Pero, ¿cuándo fue la última vez que moviste una montaña o viste que unos pocos peces y hogazas de pan alimentaban a miles? La mayoría de nosotros probablemente no ha visto nada como eso.

Entonces, ¿cómo puede ser cierta la declaración del presidente Oaks? Según el Diccionario de la Biblia en inglés, los milagros son “manifestaciones del poder divino o espiritual”. Teniendo en cuenta esa definición, abramos los ojos a los muchos milagros que nos rodean, milagros que tal vez ni siquiera reconocemos.

Definitivamente vemos la mano de Dios en la vida de Su pueblo a través de los milagros en las Escrituras, pero también podemos ver Su poder espiritual cuando recibimos una respuesta a una oración, fortalecemos nuestro testimonio o experimentamos un cambio de corazón. Sin embargo, hay otros milagros que solemos olvidar: el sol sale y se pone cada día; pequeñas semillas crecen hasta transformarse en árboles poderosos; los muchos componentes de nuestro cuerpo trabajan juntos, permitiéndonos respirar, correr, soñar y comer.

Todos los días se presentan avances inspirados en medicina y tecnología, y ahora podemos comunicarnos con casi cualquier persona en cualquier lugar. El poder de Dios puede verse en cada detalle de nuestra vida. Los milagros vienen en muchas formas, pero Dios los realiza para los mismos propósitos generales.

  1. A veces los milagros sanan, consuelan o protegen físicamente a los hijos de Dios, pero esos efectos externos no son el único motivo para que haya milagros.
  2. A menudo, un milagro no evita en modo alguno el sufrimiento o la tragedia.
  3. Dios obra milagros por dos razones básicas: para fortalecer la fe y hacer el bien.
See also:  Oracion Ala Virgen De Chiquinquira?

A menudo, los milagros manifiestan el poder de Dios a Sus hijos o enseñan un principio espiritual. El Diccionario de la Biblia en inglés dice que los muchos milagros de Jesucristo “tenían el propósito de probar a los judíos que Jesús era el Cristo” y enseñar principios tales como la responsabilidad individual, el arrepentimiento, la fe y el amor.

  • En otras ocasiones, los milagros pueden confirmar una revelación anterior, como las señales en las Américas del nacimiento de Cristo.
  • Dios también puede utilizar milagros para hacer avanzar Su obra: la obra de historia familiar, la obra misional y más.
  • Si buscamos milagros por las razones equivocadas, podemos meternos en aprietos.

El problema más común surge si buscamos señales como prueba de la existencia de Dios. Si no le agregamos a la ecuación una porción de fe, esas señales no conducirán jamás a una conversión real y duradera. Tan solo miren lo que sucedió en el Libro de Mormón: muchas personas vieron señales y milagros pero, sin fe, su obediencia duró poco.

También sería erróneo procurar milagros por popularidad o dinero, para buscar venganza o para intentar cambiar la voluntad de Dios. El presidente Brigham Young (1801–1877) enseñó: “Los milagros no son para los incrédulos; son para consolar a los santos y para fortalecer y confirmar la fe de aquellos que aman, temen y sirven a Dios”.

El comprender por qué Dios obra milagros puede ayudarnos a reconocerlos en nuestra propia vida. Los milagros ocurren solo de acuerdo con la voluntad de Dios y nuestra fe en él. El profeta Moroni escribió: “Y en ningún tiempo persona alguna ha obrado milagros sino hasta después de su fe; por tanto, primero creyeron en el Hijo de Dios” ().

El tener fe nos permite ver las cosas buenas que suceden en nuestra vida como obra de Dios en lugar de ser coincidencias o buena suerte. ¡Reconocer un milagro es parte del milagro mismo! Si observamos la vida a través de la lente de la fe en Jesucristo, nuestros ojos se abrirán a los muchos milagros que nos rodean.

Sin embargo, el tamaño, el tiempo y el resultado de un milagro no son medidas de nuestra fe. Digamos que dos familias reciben la noticia de que uno de sus hijos tiene cáncer. Ambas familias oran para que el ser querido se recupere rápidamente. Ambas familias ejercen la fe en el poder sanador de Jesucristo.

  • La hija de la primera familia se recupera por completo, desafiando las predicciones del médico de que solo le quedan algunos meses de vida.
  • El hijo de la segunda familia sufre con un tratamiento tras otro y finalmente fallece, pero toda la familia se siente llena de paz y consuelo en lugar de desesperación.

La primera familia no es necesariamente más fiel que la segunda. Ambas familias recibieron milagros a su manera, y ambos milagros son parte de un modelo de tranquilidad continua de que Dios tiene un plan para cada uno de Sus hijos. En nuestros días, el Señor efectúa milagros aparentemente comunes y corrientes así como milagros extraordinarios.

Dallin H. Oaks, “Miracles”, Ensign, junio de 2001, pág.6. Bible Dictionary, “Miracles”. Bible Dictionary, “Miracles”. Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Brigham Young, 1997, págs.268–269.

: Cómo encontrar milagros en la vida cotidiana

¿Qué día se le prende vela al Divino Niño?

Oracion Al Divino Niño Jesus 1ud Disponible en: 1ud El Velón Divino Niño se enciende por varias razones principalmente para pedir favores deseados. Transmite sensación de compromiso y dulzura, busca brindarnos protección y seguridad. Nuestro velón está principalmente encendido el 20 de julio debido a que es este día cuando se conmemora al Divino Niño.

Color rosa100% cera de parafinaEsta vela se combustiona aprox.7 días

Oracion Al Divino Niño Jesus

¿Cuándo es el día del Niño Divino?

Divino Niño Jesús ( 20 de Julio )

¿Cuándo se celebra el día del Niño Divino?

🎊 El Niño Jesús es el nombre con el que se reconoce la devoción de los fieles católicos a la infancia de Jesucristo, su celebración es cada 20 de julio. 🎉 En todo el país se recordará la fiesta con variados encuentros en iglesias, plazas, barrios, casas de familia y empresas.

¿Qué color de vela se pone al Divino Niño?

Vela de oración al Divino Niño Jesús sin aroma y de color rosado para que te ayude a proteger a los niños, te acompañe, te de bienestar y te guíe para conseguir lo imposible.

¿Qué color de vela se le pone al Divino Niño Jesús?

VELA DE NUESTRO SAGRADO CORAZON DE JESUS,160t Velón de nuestro Sagrado Corazón de Jesús color rojo, además de transmitir sensación de optimismo, confianza y alegría, es por esto que al encenderla evocamos el amor de Jesús en la humanidad por medio de su corazón divino.

  1. Nuestro velón, el cual puede ser usado en cualquier momento del año, se mantien encendida durante siete días aproximadamente.
  2. Best før: 10.05.31 Lys av vårt Sagrado corazon de jesus rødt, i tillegg til å overføre en følelse av optimisme, selvtillit og glede, er det grunnen til at når vi tenner det, fremkaller vi Jesu kjærlighet i menneskeheten gjennom hans guddommelige hjerte.

Lyset vårt, som kan brukes når som helst på året, er tent i omtrent syv dager.

¿Que se reza antes de dormir?

Oración nocturna por descanso – Padre celestial, mientras me acuesto para dormir, relaja la tensión de mi cuerpo, calma la inquietud de mi mente y aquieta los pensamientos que me preocupan y me desconciertan. Ayúdame a reposar mi ser y todos mis problemas en tus fuertes y amorosos brazos.

Permite que tu Espíritu Santo ministre mi mente y mi corazón mientras duermo, para que, cuando me despierte por la mañana, sienta que he recibido luz para mi camino, fuerza para mis tareas, paz para mis preocupaciones y perdón de mis pecados. Concédeme esta noche el sueño y mañana la fuerza para vivir.

En el nombre de Jesús. Amén.

¿Cómo rezar y pedirle a Dios?

¿Cómo debemos orar? – No importa dónde estemos, ya sea que estemos de pie o arrodillados; ya sea que oremos verbalmente o en silencio, en forma individual o a favor de un grupo, debemos siempre hacerlo con fe, “con un corazón sincero, con verdadera intención” ( Moroni 10:4 ).

  • Al orar a nuestro Padre Celestial, debemos decirle lo que realmente sentimos en el corazón, confiar en Él, pedirle perdón, suplicarle, agradecerle y expresarle nuestro amor.
  • No debemos repetir palabras ni frases sin sentido (véase Mateo 6:7–8 ).
  • Siempre debemos pedir que se haga Su voluntad, recordando que a veces lo que deseamos no es lo mejor para nosotros (véase 3 Nefi 18:20 ).

Al terminar la oración, debemos hacerlo en el nombre de Jesucristo (véase 3 Nefi 18:19 ).

¿Qué cosas hace un niño santo?

Medios para santificarnos – Lo esencial para ello es reconocer que Dios te ama con un amor personal, a ti, con tus virtudes y defectos. Creer y confiar que se puede alcanzar este anhelo. Las vías de la santidad son múltiples y se adaptan a la vocación de cada uno, según los propios dones y oficios, deberes o circunstancias que son los de la propia vida. Oracion Al Divino Niño Jesus El medio más necesario es el amor, mantenernos firmes en la fe y sostenernos con las armas que el Señor mismo nos ha dado, entre ellas podemos mencionar las siguientes:

la oración : que es la elevación de nuestra alma a Dios, para alabarle, agradecerle y pedirle gracias para ser mejores, escuchar su Palabra, participar en los sacramentos : la penitencia y la Eucaristía, En el encuentro con Dios en la confesión, nos limpia, nos perdona, nos renueva, nos reviste de su gracia y nos fortalece. En la Eucaristía, nos unimos a Cristo, Él se nos da con su cuerpo, su sangre, su alma y su divinidad. Se une a nosotros para transformarnos en Él. el sacrificio : que no es más que desarrollar el verdadero amor a Dios y a los demás, ese servicio a los demás en nuestro día a día y que se puede aprovechar para santificarnos. Ejemplo de ello es: sonreír a alguien que nos cuesta, perdonar, ser paciente con el prójimo, cumplir con nuestras tareasy así muchas otras cosas más. el apostolado : ese servicio a los demás, empezando por nuestra familia, amigos, trabajo e incluso hacia personas que lo necesitan. Nos ayuda a desprendernos de nosotros mismos para encontrarnos realmente con los demás.

Es en realidad un camino que requiere de nuestro esfuerzo personal, de la mano de Dios y de la oración,

¿Qué Milagros tiene el Señor de los Milagros?

El primer milagro de nuestro Señor es haber conservado intacta la pared que contenía su imagen. Un segundo milagro es la permanencia de la devoción durante cuatro siglos : una devoción que se mantiene viva y que, in crescendo, atraviesa los espacios y penetra los tiempos.

¿Qué santos tuvieron mucha devoción al Divino Niño?

La Devoción al Niño Jesús | EWTN

Desde tiempos muy antiguos los católicos han tenido mucha devoción al Divino Niño Jesús, y han honrado su santa infancia, considerando esta edad de Jesucristo como una maravilla de inocencia y amabilidad.Ya hacia el año 1200 San Francisco de Asis dispuso recordar con mucha solemnidad la Navidad haciendo un pesebre lo más parecido posible al de Belén y celebrando así entre pastores, ovejas, bueyes y asnos la misa de la medianoche, y haciendo él mismo un hermoso sermón de Nochebuena recordando la gran bondad del Hijo de Dios al quererse hacer hombre en Belén por salvar nuestra alma.Más tarde San Antonio de Padua fue un devoto tan entusiasta del Niño Jesús que según las imágenes que de él se conservan, mereció que el Divino Niño se le apareciera.Otro santo al que se le presenta en las imágenes teniendo entre sus brazos al Niño Jesús es San Cayetano, el cual lo que necesitaba pedir lo pedía por los méritos de la infancia de Jesús.Modernamente los santos que más contribuyeron a difundir la devoción al Niño de Belén fueron Santa Teresa y San Juan de la Cruz.

Santa Teresa de Jesús le tenía un amor tan grande al Divino Niño que un día al subir una escalera obtuvo tener una visión en la que contemplaba al Niño Jesús tal cual había sido en la tierra. En recuerdo de esta visión la santa llevó siempre en sus viajes una estatua del Divino Niño, y en cada casa de su comunidad mandó tener y honrar una bella imagen del Niño Jesús que casi siempre ella misma dejaba de regalo al despedirse.

Millones de creyentes han hecho la experiencia de pedir favores a Dios por los méritos de la infancia de Jesús y han conseguido maravillas. Y nosotros vamos a hacer lo mismo. Queremos honrar la infancia de Jesús y darle gracias por haber nacido en Belén para salvarnos. Desde hace unos trecientos años la devoción al Niño Jesús se ha extendido rapidamente por Europa, América, Asia, África y Oceania.

Las gentes empezaron a experimentar que cuando piden favores a Dios por los méritos de la infancia de Jesús consiguen maravillas. Existen alrededor de todo el mundo muchas figuras e imágenes representando al Niño Jesús mediante las cuales se han obtenido grandes milagros.

  • Entre las más conocidas se encuentran: El Niño Jesús de Praga, en Checoslovaquia; el Santo Niño de Atocha, en México; el Divino Niño de Arenzano, en Italia y el milagroso Niño Jesús de Bogotá en Colombia, entre otros.
  • En el año 1636 Nuestro Señor le hizo a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento esta promesa: “Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y tu oración será escuchada”.

: La Devoción al Niño Jesús | EWTN