Frutillar El Ciprés

Trucos | Consejos | Comentarios

QuiéN Es Giezi En La Biblia?

GIEZI 2Ki 4:12-8:5. Giezi (heb. Gêja5î, tal vez “valle de la visión “). Criado de Eliseo. Primero aparece con un enfoque favorable cuando mostró simpatí­a por la mujer sunamita que no tení­a hijos (2Ki 4:14), y cuando se mostró celoso por el honor del profeta, al considerar que no se le mostraba suficiente respeto (v 27).

Fuente: Diccionario Bíblico Evangélico, ver GUEJAZI Fuente: Diccionario Bíblico Mundo Hispano

(Valle de visión). Siervo del profeta †¢Eliseo. Recomendó a éste que recompensara a la mujer sunamita orando por ella para que tuviera un hijo (2Re 4:14). Cuando ese hijo creció y un dí­a murió, G. fue encargado de llevar el báculo de Eliseo para ponerlo sobre el rostro del muchacho mientras llegaba el profeta, que luego lo resucitó (2Re 4:18-37).

Pecó al pedirle a †¢Naamán regalos y esconderlos, y mentir a Eliseo, por lo cual quedó leproso (2Re 5:20-27). Aparece luego relatando al rey de Israel los hechos maravillosos de Eliseo, cuando se presenta la sunamita a reclamar las tierras que habí­a abandonado para ir a vivir entre los filisteos.G. dio testimonio de esos hechos ante el rey y ésta recuperó sus tierras (2Re 8:1-6).

Fuente: Diccionario de la Biblia Cristiano tip, BIOG HOMB HOAT vet, = “valle de vista”. Siervo de Eliseo (2 R.4:12-27; 5:20-27). Es tipo del hombre cuya avaricia le arruina. Su entrevista con el rey de Israel después de haber sido castigado con la lepra presenta dificultades.

  • Los rabinos suponen que Giezi, arrepentido, habí­a sido sanado por el profeta.
  • Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado ( °vrv3 “Guejazí”).
  • Sirviente de Eliseo.
  • Puede ser el “sirviente” a quien no se nombra en 2 R.4.43, y el “criado” de 2 R.6.15, pero en sólo tres ocasiones se lo nombra específicamente.

En 2 R.4 él le sugiere a Eliseo que debe recompensarse a la sunamita con la promesa de un hijo, y después toma el báculo del profeta y lo pone sobre el niño muerto, con la vana esperanza de volverlo a la vida. En 2 R.5, después que Eliseo rehusó aceptar un presente de Naamán, cuando este comprobó que su lepra había sido curada, Giezi consiguió obsequios para sí con argumentos falsos.

  1. Como castigo fue afectado de lepra.2 R.5.27 debe compararse con los reglamentos sobre la lepra en Lv.13.12–13.
  2. Cuando esta forma particular de enfermedad cutánea, cualquiera haya sido su naturaleza, ponía toda la piel blanca, la víctima estaba “limpia”, y no se la segregaba.
  3. Por lo tanto, Giezi pudo continuar sirviendo a Eliseo.

En 2 R.8.1–6 Giezi relata al rey Joram la historia de cómo volvió a la vida el hijo de la sunamita. Mientras estaba hablando, entró la mujer para solicitar al rey que se le restituyera su propiedad.  J.S.W.  Douglas, J. (2000). Nuevo diccionario Biblico : Primera Edicion.

¿Quién era Giezi para Eliseo?

Giezi o Guejazi es un Personaje bíblico del Antiguo Testamento, servidor del Profeta Eliseo.

¿Qué quiere decir hay muerte en la olla?

OPINIÓN | “Muerte en la olla”: una historia bíblica para hoy | CNN Nota del editor: Amos C. Brown es pastor en la Tercera Iglesia Bautista de San Francisco. Se desempeña como presidente del Comité de Justicia Social de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

Ver más opinión en (CNN) – Una historia en el Antiguo Testamento libro 2 Reyes capítulo cuatro ha sido olvidada por muchos supuestos líderes cristianos en medio de la pandemia de covid-19. La historia trata sobre el profeta Eliseo viajando a Gilgal durante una hambruna para reunirse en clase con los hijos del profeta.

Eliseo le pidió a su criado que preparara un guiso para alimentar a las personas reunidas a su alrededor. Uno de los hijos del profeta arrojó en la olla involuntariamente algunas calabazas venenosas que había reunido, sin saber que eran venenosas, y cuando uno de los estudiantes se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, exclamó a Eliseo que había ¡”muerte en la olla!” Hoy, la muerte no está en la olla, sino en el púlpito.

  • Jerry Falwell, Jr., Robert Jeffress y otros como ellos están entregando lo que podría considerarse estofado envenenado a sus seguidores, con el pretexto de ofrecer alimento.
  • Falwell, Jr.
  • Mantuvo abierta su universidad en Lynchburg, Virginia, a pesar de los crecientes casos del virus en las áreas circundantes del campus, al menos hasta el 23 de marzo, cuando la mayoría de las clases cambiaron a plataformas en línea.

Jeffress, por otro lado, en forma desafiante realizó servicios en su megaiglesia en Dallas, minimizando la situación. “Este es un momento para que la Primera Iglesia Bautista de Dallas sea una iglesia sin miedo y valiente”, se atrevió a decir a cientos de feligreses a mediados de marzo, cuando se recomendaba encarecidamente la prohibición de grandes reuniones.

  • Lejos de proporcionar alimento, acciones como estas podrían poner en peligro innumerables vidas.
  • Estos profetas modernos parecen haberse saltado la historia de Eliseo, quien salvó a la gente de la tragedia al rociar harina en el guiso para absorber el veneno.
  • Al igual que el conocimiento científico que tenemos hoy, gracias a nuestra inteligencia dada por Dios, Eliseo usó su conocimiento para salvar a los profetas de morir por su propia ignorancia.

Pero cuando los autodenominados líderes cristianos deberían estar rociando la harina de seguridad e instando a los fieles a quedarse en casa, en cambio, sirven un desastre tóxico. Su rechazo de la ciencia y la medicina demuestra no una fuerte fe en el Señor, sino un repudio de los principios cristianos que dicen defender.

  • Su insistencia en que la religión dependa de un lugar, el edificio de la iglesia, desmiente la declaración de la Biblia de que Dios no vive en templos hechos por el hombre.
  • Es particularmente perturbador ver predicadores negros que abandonan el sentido común y su deber con sus rebaños de esta manera.
See also:  QuiéN Abrió El Mar En La Biblia?

En su innovador trabajo de 1963 “The Negro Church in America”, el sociólogo Edward Franklin Frazier llamó a las iglesias negras una “nación dentro de una nación”. Con esto quiso decir que las iglesias negras son más que centros de fe y adoración; son centros para la supervivencia social, económica y política de la comunidad.

  1. Su papel no es sentarse y decirle a la congregación que confíe en Jesús para resolver sus problemas terrenales, sino que los inspire a tomar medidas para resolverlos.
  2. Eso nunca ha sido más importante de lo que es ahora.
  3. La pandemia de covid-19 está atacando a los negros en una proporción mucho mayor que su número en ciudades desde Chicago hasta Nueva Orleans.

El impacto económico del virus también está afectando especialmente a nuestras comunidades. Estos resultados entrelazados subrayan el impacto a largo plazo del racismo estructural que continúa impregnando nuestra nación. Incluso afecta a los ministros negros, por ejemplo, Gerald O.

Glenn, de la Iglesia Evangélica Nueva Liberación en Richmond, Virginia. El 22 de marzo, a pesar de las advertencias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sobre los peligros de las grandes reuniones, Glenn celebró servicios dominicales para 185 miembros de su congregación, diciéndoles: “Creo firmemente que Dios es más grande que este temido virus”.

Murió de covid-19 el domingo de Pascua. Proclamar, como lo hacen estos predicadores, que la asistencia a la iglesia es lo que el Creador exige a pesar de un virus mortal, o que la pandemia es un castigo a la nación por alejarse de Dios, o que tienen el poder de curar el virus o por arte de magia prohibirlo en sus iglesias, está más allá de la arrogancia.

  1. Esto es precisamente lo que Jesús mismo repudió una y otra vez en los Evangelios.
  2. Se opuso resueltamente a los predicadores de la megaiglesia y a los falsos profetas de su época, los ricos y poderosos cuyas palabras contradecían sus obras.
  3. ¿No le dijo al hombre rico que la clave de la salvación era vender todo lo que poseía y dárselo a los pobres? Por eso es una parodia aún mayor que estos predicadores presten su firme apoyo a la administración actual, desmintiendo aún más sus afirmaciones de seguir los principios cristianos.

La inacción de esta administración es la razón principal por la cual hay más de 800.000 casos de la enfermedad en Estados Unidos. Y el número sigue creciendo. Trágicamente, más de 50.000 estadounidenses han muerto hasta ahora. El enfoque inquebrantable del presidente en su popularidad y sus mediciones de televisión, su avivamiento de la xenofobia y el racismo, su desdén de la ciencia, su negativa a aceptar la responsabilidad y al mismo tiempo reclamar poderes a los que no tiene derecho: estos no son atributos cristianos, no están afirmando la vida, sino negándola.

  • La muerte está en el púlpito.
  • Los falsos profetas del cristianismo y sus aliados políticos nos harían abrazar el nacionalismo y el excepcionalismo, reforzados por el racismo que subyace a esas ideas.
  • Jesús fue un globalista.
  • Nos enseñó a ser compasivos, a usar la sabiduría, a ser amorosos y afectuosos.

Para alimentar a las personas que tienen hambre, no les digas que es su culpa por ser pobres y alejarse. Sus palabras y hechos son lo opuesto a lo que estamos escuchando y viendo en algunas casas de adoración hoy, y en la Casa Blanca. En el Evangelio de Juan, Jesús deja en claro la diferencia entre personas como estos llamados cristianos y él mismo: “El ladrón viene solo para robar, matar y destruir; he venido para que tengan vida y la llenen al máximo”.

¿Cómo se llamaba el leproso agradecido?

Comentario al evangelio del obispo de la diócesis de Segovia, César Franco. – El evangelio de este domingo narra la curación de diez leprosos en el camino entre Samaría y Galilea. La curación de leprosos era uno de los signos de la presencia del Mesías, junto con otras curaciones milagrosas de ciegos, sordos y paralíticos.

Jesús había manifestado este poder que dejaba asombrada a la gente y se preguntaba si no sería el Mesías. En el evangelio de hoy, después de sanar a los diez leprosos, uno de ellos, al reconocer que estaba curado, retorna a Jesús y, arrojándose a los pies, le agradece el milagro. El evangelista nos ofrece un dato de interés para entender el mensaje del evangelio: dice que este leproso sanado era un samaritano.

Cuando Jesús se dirige a él, le hace esta observación: «¿No han quedado limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿no ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?». Es sabido que los samaritanos eran considerados por los judíos como extranjeros, además de enemigos.

Jesús se asombra de que, habiendo curado a los diez, sólo uno de ellos, un samaritano extranjero, vuelva a darle gracias. Aunque no lo diga, parece suponer que el resto de los leprosos eran judíos. Con esta observación, Jesús insiste en un aspecto de su enseñanza, que hemos comentado en otras ocasiones: dirigiéndose a sus hermanos de raza, Jesús les advierte de que vendrán de pueblos extranjeros, paganos, que les precederán en el Reino de Dios porque han sabido reconocer al Mesías y acogerlo como Salvador.

En este pasaje evangélico, la fe del samaritano curado se ha hecho explícita en la acción de gracias. Por eso Jesús le dice que le ha salvado su fe. En el evangelio de hoy, la oración se expresa en sus dos formas tradicionales: la petición y la acción de gracias.

Los leprosos, al encontrarse con Jesús, le suplican: «Maestro, ten compasión de nosotros». Exponen su necesidad y piden compasión. Pero, una vez obtenida, sólo uno se postra ante Jesús para darle gracias. Este comportamiento es muy frecuente entre los creyentes: apremiados por la necesidad, acudimos a Dios para pedirle gracias y favores.

Entendemos fácilmente la exhortación de Jesús: «Pedid y se os dará». Pero no siempre retornamos a Dios para darle gracias. Olvidamos cuál es el origen y la fuente de todos los bienes: El Dios bueno. Para agradecer, además, no necesitamos que el Señor nos conceda un milagro o una gracia extraordinaria.

  • Nunca nos faltan motivos para dar gracias a Dios si vemos la vida con ojos de fe.
  • El hecho mismo de vivir, la familia, el trabajo, la amistad y la salud, ¿no son ocasiones para la acción de gracias? Por otra parte, la fe en Cristo, que celebramos en los sacramentos, la esperanza de alcanzar un día la vida eterna prometida, la caridad que nos une a los hombres con el mismo amor que Dios nos tiene, ¿no son estímulos para la gratitud? No hay que olvidar además que el Señor ha realizado en cada uno de nosotros el milagro más grande que pudiéramos imaginar: nos ha hecho hijos suyos, herederos del reino de los cielos.
See also:  Es Preferible Comer En ArmoníA Que Biblia?

Así como Naamán el sirio fue curado de la lepra por lavarse siete veces en el río Jordán, como le había mandado Eliseo, nosotros fuimos lavados del pecado en la fuente bautismal, regenerados a una vida nueva, y constituidos hijos de Dios por pura gracia.

¿Nos parece poco milagro? ¿Damos gracias a Dios cada día por este don inmerecido que nos permite llamar a Dios Padre y esperar de su bondad todas las gracias? Jesús no sólo nos ha enseñado la oración de petición, sino también la de acción de gracias, que él mismo practicó en numerosas ocasiones, especialmente cuando dio gracias al Padre por haber revelado a los humildes y sencillos los secretos del Reino.

César Franco Obispo de Segovia Segovia al día no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

¿Cuánto tiempo duró Eliseo al lado de Elías?

Eliseo, El Profeta Significado y origen de su nombre: Eliseo es un nombre de origen hebreo, que significa “Dios es mi Salvación”. Procedencia y Origen familiar: Eliseo fue hijo de Safat, quien vivía en la pradera de Abel- Mehola, lugar del nacimiento de Eliseo (Jueces 7:22; 1 Reyes 4:12; 19:16).

Vida y Obra de Eliseo: En la biblia se menciona a Eliseo 29 veces como un varón de Dios y una vez como un santo varón de Dios. Sirvió a Jehová por 66 años, desde su llamamiento en 1 Reyes 19:19 – 21 hasta su muerte en 2 Reyes 13:20, Eliseo pasó 10 años con Elías como aprendiz y luego 56 años trabajando en su propio ministerio, el cual fue un período de servicio mayor que el de cualquier otro profeta del Antiguo Testamento.

Su vida se divide en cuatro partes:

Llamado y separación, 1 Reyes cap.19 Comisión en la ocasión del traslado de Elías, 2 Reyes cap.2 Realización de su ministerio profético, 2 Reyes cap.3 y 4 Ministerio más amplio en esfera nacional, 2 Reyes cap.5 al 9

Eliseo fue el sucesor del profeta Elías en el reino del norte. Dios lo designó como sucesor de Elías, al encontrarlo tras el arado, Elías echó sobre él su manto. Eliseo comprendió el significado de este gesto simbólico. Volviendo a los suyos, ofreció un sacrificio y dio a su gente un festín de despedida, y después siguió a Elías y le sirvió.

  1. Elías, antes de ser arrebatado, cruzó el Jordán, y Eliseo rehusó separarse de él.
  2. Su ministerio profético comienza después del arrebatamiento de Elías.
  3. Elías le dijo que pidiera lo que quisiera, entonces Eliseo tuvo la sabiduría de solicitar una doble porción de la sabiduría de Elías.
  4. Vio cómo el carro de fuego arrebataba a su amo; tomó el manto que Elías había dejado caer, y con él golpeó el Jordán, el cual se abrió.

Eliseo atravesó el río, y pasó a la ribera occidental 2 Reyes 2:1 – 18, Una serie de hechos sobrenaturales marcaron la carrera de su ministerio: milagros de conocimiento, o milagros de poder, todos ellos cumplidos expresamente en el nombre de Jehová.

  • Su ministerio, si se considera desde su llamado, abarca el final del reinado de Acab y los reinados de Joram, Jehú, Joacaz y Joás, reyes de Israel.
  • No es posible establecer con exactitud el orden cronológico de los sucesos, en el ministerio de Eliseo, pero su influencia es notoria en la vida política de Israel.

Los milagros de Eliseo, superan en número a los que realizó Elías. Eliseo completa la obra de Elías destruyendo en esa época el culto a Baal. Muere durante el reinado de Joás, lamentado por el pueblo y el rey. Los milagros de Eliseo tuvieron lugar en una época en que la religión de Jehová estaba enfrentada de una manera total contra el culto a Baal.

De la misma manera que los milagros de Elías, los de Eliseo tenían el propósito de manifestar la autoridad del profeta y de presentar al Dios viviente. Este poder sobrenatural de Eliseo era de tal manera que podía usarlo libremente; de la misma manera que Cristo lo empleó frecuentemente en sencillos actos de misericordia.

Veamos algunos de los milagros hechos por Eliseo.

See also:  Para Que Es La Profecia Segun La Biblia?

En el nombre del Jehová: sanó con sal las aguas de la fuente de Jericó 2 Reyes 2:19 – 22, Unos muchachos que se burlaban de la persona del profeta, recibieron una maldición de Eliseo en nombre del Señor. Dos osos descuartizaron a 42 de estos jóvenes 2 Reyes 2:23 – 25, Multiplicó el aceite de una viuda 2 Reyes 4:1 – 7, Anunció el nacimiento de un hijo a una sunamita; cuando este hijo murió, la oración de Eliseo lo reclamó a la vida 2 Reyes 4:8 – 37, Ordenó a Naamán que se bañara en el Jordán para sanarse de la lepra, y anunció a Gizei que esta lepra se quedaría pegada siempre a él debido a su codicia 2 Reyes 5:1 – 19, Hizo flotar a la superficie del Jordán el hierro (hacha) que había caído al río 2 Reyes 6:1 – 7, En respuesta a la oración de Eliseo, el Señor abrió los ojos de su siervo para que viera los carros y caballos de fuego que los protegían 2 Reyes 6:13 – 17, Eliseo hirió de ceguera a los hombres que el rey de Siria había enviado para que lo detuvieran 2 Reyes 6:18 – 23, Eliseo reveló por adelantado que habría 3 victorias sobre los sirios 2 Reyes 13:14 – 19, Finalmente, un cadáver que había sido arrojado apresuradamente en la tumba de Eliseo volvió a la vida al tocar los huesos de Eliseo 2 Reyes 13:20 – 21,

Todo este poder, y una vida acompañada de hechos sobrenaturales, no impidió a este gran varón de Dios, que un día “quedara enfermo de la enfermedad de que murió” 2 Reyes 13:14, Al leer 2 Reyes 13:14-21 encontramos la última mención que se hace del profeta Eliseo.

El texto sólo dice una enfermedad, guarda silencio al respecto que enfermedad, pero fue una enfermedad terminal porque Eliseo muere por esta causa.2 Reyes 13:14 El rey Joás va a visitarlo; estas palabras que menciona: “Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo”, son las mismas palabras que Eliseo dijo cuándo Elías ascendía a la presencia del Señor.

Era un reconocimiento por parte de la casa real de que ambos profetas habían sido a través de su vida la verdadera fortaleza del pueblo de Israel. El incidente con el rey Joás indica que aun estando enfermo y ya por morir, el interés de Eliseo era el bienestar y la victoria del pueblo de Dios a quien fue llamado a servir.

  • Por último, en 2 Reyes 13:20 – 21 leemos que después de muerto Eliseo, el pueblo de Israel estaba siendo avasallado por los madianitas, y seguramente iban los israelitas en corte fúnebre llevando este compatriota y vinieron los madianitas y los atacaron.
  • Tuvieron que huir arrojando al muerto a la tumba de Eliseo que posiblemente fue la que más a mano tenían.

Lo más llamativo del caso fue que el muerto resucito, la Biblia no nos dice su nombre, pero sí que cuando entro en contacto con los huesos de Eliseo revivió y se levantó sobre sus pies 2 Reyes 13:21, Jesús llama a Eliseo, profeta en Lucas 4:27. Eliseo se esforzó para que el trabajo que había comenzado Elías se efectuara completamente, y vivió para verlo realizado.

  1. Se le atribuyen 16 milagros, a diferencia de Elías que sólo hizo 8 milagros.
  2. Eliseo mostró gran celo por el nombre de Jehová y por la adoración verdadera.
  3. Manifestó paciencia, amor y bondad y fue firme cuando el nombre de Jehová estaba en juego, no dudando en expresar juicio de Dios contra los inicuos.

Por esto mismo, Eliseo se ganó un lugar en la “nube de testigos” mencionada en Hebreos 12:1. Equipo Temas Bíblicos : Eliseo, El Profeta

¿Quién revive al tocar los huesos de Eliseo?

LBLA Y cuando estaban sepultando a un hombre, he aquí, vieron una banda de merodeadores y arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo. Y cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie. NBLA Y una vez cuando estaban sepultando a un hombre, vieron que una banda de merodeadores se les acercaba; así que arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo.

Cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie. NVI En cierta ocasión, unos israelitas iban a enterrar a un muerto, pero de pronto vieron a esas bandas y echaron el cadáver en la tumba de Eliseo. Cuando el cadáver tocó los huesos de Eliseo, ¡el hombre recobró la vida y se puso de pie! RV1960 Y aconteció que al sepultar unos a un hombre, súbitamente vieron una banda armada, y arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo; y cuando llegó a tocar el muerto los huesos de Eliseo, revivió, y se levantó sobre sus pies.

JBS Y aconteció que queriendo unos sepultar un hombre, súbitamente vieron al ejército, y arrojaron al hombre en el sepulcro de Eliseo; y el muerto tocó los huesos de Eliseo, y revivió, y se levantó sobre sus pies.

¿Qué mujer le dio comida a Eliseo?

Recordamos la historia de la viuda de Sarepta. Durante un tiempo de hambruna, el profeta Elías visitó a una viuda que no tenían medios para darle de comer ni para proporcionarle agua ni pan.

¿Quién le dio hospedaje a Eliseo?

Cuando pensamos en el profeta Eliseo, haríamos bien en recordar también a la valiente y decidida mujer sunamita. La mujer le dio la bienvenida a Eliseo en su hogar y en su vida.