Frutillar El Ciprés

Trucos | Consejos | Comentarios

Qué Significa Pedro En La Biblia?

El llamado de Jesús – Pedro fue incorporado como discípulo al principio del ministerio de Jesús, Los evangelistas sinópticos (Marcos, Mateo y Lucas) describen su entrada de manera diferente a como lo hace Juan. Aquí se ven las diferencias entre los dos: Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.

  • Mateo 4, 18-20 Encontró primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos encontrado al Mesías.
  • Y se lo presentó a Jesús.
  • Jesús miró fijamente a Simón y le dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás, pero te llamarás Cefas, que quiere decir Pedro (roca).
  • Juan 1, 41-42 Según Juan 1:40-42 fue su hermano Andrés quien lo introdujo al grupo, tras encontrarse ambos entre los seguidores de Juan el Bautista,

La narración de los evangelios sinópticos ofrece otro punto de vista: al ver a Simón Pedro y a su hermano Andrés recoger las redes, Jesús los invitó a hacerse «pescadores de hombres». ​ En esos textos, fue Simón el primero en reconocer a Jesús como el Hijo de Dios, y no su hermano Andrés.

¿Qué significado tiene el nombre de Pedro en la Biblia?

Historia del nombre Pedro : – San Pedro fue el discípulo más importante de Jesucristo. Su nombre viene de “Piedra” porque el Mesías le dijo “tú eres piedra, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia”, por lo tanto recibió este sobrenombre, aunque su nombre verdadero era Simón.

  • El juego de palabras indica la tarea que le encomendó Jesús, ser el pilar de la iglesia católica.
  • Si bien es cierto que están atestiguados en época romana los nombres Petro, Petronius, Petrollus, etc., que derivan del latín petra (roca, piedra), Petrus, el nombre del apóstol, no ha de identificarse con estos antropónimos, ya que no es otra cosa que la adaptación del griego, y con esa forma aparece primitivamente para desingar a San Pedro, en las inscripciones cristinanas en Roma.

El nombre para niños Pedro, se divulgó por toda Europa desde la alta edad media debido al culto y prestigio de San Pedro, considerado el primer papa de Roma, quien fue martirizado, según cuenta la tradición, el mismo día que San Pablo. Fue crucificado cabeza a bajo por no ser considerado digno de morir de la misma forma de Jesús.

Además de San Pedro, en el santoral se registran más de un centenar de santos llamados así, entre ellos san Pedro de Arbúes, san Pedro regalado, san Pedro Canisio, san Pedro de Alcántara, etc. Este nombre es muy frecuente tanto en España como en otros países de Europa desde el siglo IX, pero su máxima difusión sucede a partir de finales del siglo XII y manteniendo su vigencia durante toda la Edad Media.

A partir del siglo XVI, otros nombres como Juan, Antonio o Francisco le disputaron el primer puesto dentro de los nombres más populares. Actualmente en España hay más de 220.000 personas que llevan el nombre Pedro, con una edad media de 53 años. Ver +: Nombres poco comunes para niños Encontramos este nombre tanto en su versión individual como compuesta: José Pedro, Juan Pedro, Pedro Pablo, Pedro Antonio, etc.

¿Qué significa Pedro y que simboliza Pablo?

¿Por qué San Pedro y San Pablo fueron dos figuras esenciales del nacimiento de la Iglesia? Esta semana se ha celebrado la fiesta de los grandes Apóstoles de la Iglesia, San Pedro y San Pablo, las ‘Columnas de la Iglesia’. Se celebra además el día del Papa.

Pedro y Pablo son dos personajes clave de la historia de la Iglesia. En el siglo I aglutinaron en unos años la vida de una Iglesia naciente que tenía que cuajar en su identidad y comenzar su misión. Pedro y Pablo tiran del remo, impulsan la misión de la Iglesia, mientras que el resto de Apóstoles realizan esa misión lanzando las redes para la pesca milagrosa.

Son dos Apóstoles elegidos por el Seños de una manera especial. Tuvieron un encuentro personal muy poderoso con Él. A ambos el Señor les cambió el nombre y compartieron el mismo final. Los dos fueron ejecutados en Roma: San Pablo decapitado (por ello aparece representado con una espada en la mano) mientras que San Pedro fue crucificado bocabajo (se le representa con una llave por las palabras del Señor “te daré las llaves del Reino de los Cielos”).

  • Pedro está enterrado en la Basílica de San Pedro, mientras que Pablo en la Basílica de San Pablo, algo lejos de Roma.
  • San Pedro fue designado por el Señor como roca sobre la que se fundará la Iglesia.
  • Por ello le llama Pedro, que significa piedra.
  • Pablo por su parte es enviado para anunciar el Evangelio a los que no pertenecen al pueblo Judío.

Tiene disputas por ello, por lo que al final se dedicó a los gentiles. Pablo incluso llegó a la provincia de Hispania del Imperio Romano. Posiblemente entró por Tarragona y anunció el Evangelio en esta tierra antes de volver a Roma antes de ser perseguido, posiblemente por Verón.

San Pedro: Jesucristo le dijo “eres Pedro, sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y te daré las llaves del Reino de los Cielos”. Se le ofrece en el último encuentro con Jesús apacentar a su rebaño. Se lo comentó tres veces, porque tres veces se lo negó. Pedro es un hombre sencillo, un pescador, posiblemente rudo pero de gran corazón y debilidad humana.

No estuvo a a altura de las circunstancias cuando el Señor estaba preso al ser juzgado, ya que huyó y negó conocer a Jesús. No era fácil entonces decir que era discípulo de la persona al que iban a matar. Tras la Resurrección de Cristo, asume ser la piedra angular de la Iglesia.

  1. Es el garante de esa misión principal, ser pescador de hombres.
  2. Tras años predicando el Evangelio en torno a Jerusalén fue a Roma, donde es crucificado bocabajo.
  3. Es el primer Papa, del cual el resto de Sumos Pontífices de la historia son sus sucesores.
  4. San Pablo: Se llamaba Saulo de Tarso, el nombre del primer rey de Israel.

Nació en Tarso. Tiene la ciudadanía romana, pero es un gran Judío por su formación. Es testigo en la muerte de Esteban, primer mártir cristiano. También tuvo un encuentro personal con Jesús. Pablo previamente había logrado permiso para perseguir a los cristianos en Damasco.

  • Cuando se acercaba hacia allí, se le apareció el Señor, que le pregunta.
  • ¿Por qué me persigues?” Es donde se produce la conversión de Pablo cuando queda ciego.
  • Se le insta a entrar en Damasco, donde es acogido por los seguidores de Jesús que le acogen, le devuelven la vista y se incorpora a la vida de la Iglesia.

Aquella comunidad cristiana le acogió para formarle en la vida cristiana. Tras esa conversión, estuvo durante años en la ciudad, en Siria, Jerusalén, etc. anunciando el Evangelio, pero se lanza a una primera misión por Asia Menor (Turquía actual) durante tres años acompañado por Juan Marcos, Bernabé, etc,

  • Predica en las plazas, sinagogas, teatros.
  • Y se dirige a Occidente.
  • Cuando los judíos le rechazan, se dedicó a evangelizar a los gentiles en Éfeso, Atenas, Macedonia.
  • Su figura es esencial en la vida de la Iglesia naciente.
  • Se acabó llamando Pablo, que signica ‘El pequeño’.
  • En una de las cartas a los romanos, manifestó su intención de dirigirse a España.

Luego, en Roma, fue perseguido por Verón hasta que le mataron. Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para y, Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

¿Qué le dijo Jesús a Pedro?

“¿Quién decís que soy yo?” El testimonio de Pedro sobre Cristo El testimonio de Pedro sobre Cristo Al llegar a amar y comprender al apóstol Pedro, estaremos más preparados para aceptar su testimonio especial de Cristo. Los creyentes amamos al apóstol Pedro, quizás porque él nos parece tan auténtico y accesible. Nos sentimos identificados con él; admiramos su valor al abandonarlo todo, dejando sus redes “al instante” cuando el Maestro dijo: “Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” ().

Comprendemos su confusión sobre el significado y el mensaje de las parábolas (véase ). Sentimos la desesperación de su clamor: “¡Señor, sálvame!”, cuando sus pies y su fe titubearon sobre las turbulentas aguas aquella noche en el mar de Galilea (). Apreciamos su asombro durante la Transfiguración (véase ).

Lloramos con él por la vergüenza de haber negado tres veces (véase ), nos lamentamos con él en Getsemaní (véase ) y compartimos su gozo y asombro ante el sepulcro vacío (véase ). Tal vez los escritores de los Evangelios deseaban que tuviéramos esta conexión personal con Pedro.

  1. En sus relatos, ellos parecen preservar intencionalmente más experiencias y conversaciones suyas con Jesús que las de cualquier otro de los primeros Doce.
  2. Muchos de nosotros suponemos que se le da tanta atención a Pedro en los Evangelios porque él llegó a ser el portavoz y el líder de los apóstoles.
  3. Sin embargo, tal vez Mateo, Marcos, Lucas y Juan también hablan con tanta frecuencia y tan íntimamente de la relación entre Pedro y Cristo porque esperaban que, al llegar a amar y comprender a Pedro, estaríamos más preparados para aceptar su testimonio especial de Cristo, un testimonio que él parece haber estado cuidadosamente preparado para dar.
See also:  De La Biblia Evangelio Segun San Juan 6 48?

Mientras acompañaba a Jesús en Su ministerio terrenal, Pedro parece haber adquirido un testimonio de que el Maestro era el Mesías por medio de las experiencias intelectuales, prácticas y reveladoras que le fueron dadas. Es decir, su testimonio, como el nuestro en la actualidad, llegó a través de su mente, sus manos y su corazón. Pedro sabía que Jesús de Nazaret era más que un simple hombre, porque lo vio devolver la vista a los ciegos, sanar a los leprosos, hacer que los cojos andaran y levantar a los muertos (véase ; véanse también ; ; ). Su afirmación lógica de que Jesús era el Cristo fue reafirmada por lo que aprendió al actuar bajo la guía del Maestro.

Echó su red como indicó el Salvador y recogió una gran cantidad de peces (véanse ; ); cuando el Salvador le dijo “Ven”, caminó sobre el agua (véase ); y cuando repartió los escasos panes y pescados a la multitud de acuerdo con lo que mandó el Salvador, el milagro de la multiplicación sucedió entre sus propias manos (véase ).

Esos testimonios que recibió en su mente y en sus manos habrían de complementar significativamente el testimonio más poderoso que Pedro recibió: el testimonio que se le reveló a su corazón. Cuando Jesús les preguntó a Sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”, ellos repitieron las conclusiones comunes de sus contemporáneos.

  1. El Salvador entonces personalizó la pregunta: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” (véase ).
  2. Sin vacilar, Pedro dijo: “¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente! “Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” ().

La preparación de Pedro para ser un testigo especial de Cristo incluyó varias experiencias en cierto modo privadas con Jesús. A menudo recibió tal consejo y dirección personalizados cuando se acercó al Salvador con preguntas o siempre que Cristo percibía que él necesitaba más capacitación.

Además, Pedro tal vez fue el discípulo de Cristo que más fue reprendido. Sorprendentemente, Pedro decidió no ofenderse, sino continuar siguiendo al Maestro, fortaleciendo día a día su testimonio y aprendiendo de Él. La preparación del pescador galileo culminó con lo que presenció después de la Crucifixión.

Cuando escuchó que el sepulcro estaba vacío, Pedro se apresuró para verlo por sí mismo, y se fue “maravillándose de lo que había sucedido” (; véase también ). Lucas registra que en algún momento de aquel día, el Salvador resucitado se apareció a Pedro en privado, aunque sabemos poco de ese acontecimiento (véanse ; ).

Más tarde, esa noche, el Señor resucitado se apareció a los apóstoles y a otros discípulos, y los invitó a palpar las heridas de Su cuerpo. Entonces les abrió el entendimiento de cómo Su resurrección cumplía las profecías escritas en la ley de Moisés y en las Escrituras, y les declaró: ” vosotros sois testigos de estas cosas” (véase ; véanse también ; ).

Los 11 discípulos luego viajaron a Galilea, de acuerdo con lo que el Salvador les había indicado, y allí, en el “monte donde Jesús les había ordenado”, Él les declaró: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra” (véase ). Con todo esto, la mente, las manos y el corazón de Pedro recibieron una mayor instrucción para que él fuera testigo del Cristo resucitado, porque vio al Señor resucitado con sus ojos, lo escuchó con sus oídos, lo palpó con sus manos, y ciertamente volvió a sentir la confirmación del Espíritu en su corazón.

  • Así como se requirió tiempo, aprendizaje y experiencia para que Pedro comprendiese plenamente la misión expiatoria del Mesías, entender su propia misión como testigo especial de Cristo fue un proceso gradual.
  • Parecería que Pedro alcanzó la plena conciencia de lo que se le pediría cuando el Señor le enseñó a orillas del mar de Galilea.

Habiendo palpado dos veces las heridas de la Crucifixión en el cuerpo resucitado del Maestro, pero aparentemente aún preguntándose qué hacer con su vida, Pedro anunció: “Voy a pescar” (). Ahora que Jesús ya no estaba con ellos, Pedro parecía resignado a volver a su vida y sustento anteriores, y sus hermanos lo siguieron.

Se esforzaron durante toda la noche, pero no pescaron nada. Al acercarse a la orilla, probablemente exhaustos y desanimados, vieron allí a alguien de pie que no reconocieron, quien les dijo que volvieran a echar las redes. Acaso recordando la ocasión en que seguir un consejo similar había resultado en una gran pesca, obedecieron, esta vez sin protestar ni dudar (véanse ; ).

Cuando recogieron las redes, una vez más colmadas de peces, Juan exclamó a Pedro: “¡Es el Señor!” (). Demasiado ansioso como para esperar a que la barca llegase a la orilla, Pedro “se echó al mar” para llegar antes al Maestro (). Cuando los demás llegaron, hallaron que los aguardaba una comida compuesta de pescado y pan (véase ). Jesus speaking with Peter Después de comer, Jesús se volvió hacia Pedro y, probablemente señalando los mismos pescados a los que Pedro había decidido dedicarse, le preguntó a Su apóstol: “Simón hijo de Jonás, ¿me amas más que estos?” (). Seguramente, Pedro pensó que la pregunta era extraña; por supuesto que amaba al Salvador más que a los pescados o la pesca.

Tal vez hubo una sombra de incredulidad en su respuesta: “Sí, Señor, tú sabes que te amo”, a lo que Cristo respondió: “Apacienta mis corderos” (). El Salvador volvió a hacerle la pregunta a Pedro, este volvió a manifestar su amor por Cristo y el Señor nuevamente le mandó: “Apacienta mis ovejas” (). Pedro se entristeció cuando Jesús le pidió una tercera vez que el discípulo afirmara su amor.

Podemos sentir la vehemencia y la pasión del tercer testimonio de Pedro: “Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo” (). Una vez más, Jesús le mandó: “Apacienta mis ovejas” (). Si en verdad amaba al Señor, entonces Pedro ya no debía ser pescador, sino pastor, al cuidado del rebaño del Maestro. Después de aquel día en Galilea, Pedro salió a cumplir la comisión que Cristo le dio con una fe, un valor y un rigor extraordinarios. Como el apóstol principal, dio un paso al frente en su llamamiento de presidir la Iglesia. Aunque estaba ocupado con los muchos deberes de su oficio, Pedro no descuidó su responsabilidad de siempre ser testigo de Cristo, incluso ante las multitudes que se congregaron cuando se derramó el Espíritu Santo el día de Pentecostés (véase ); en el templo, junto al pórtico de Salomón, después de una sanación milagrosa (véase ); cuando fue arrestado y llevado ante los líderes judíos (véase ; véase también ); en su predicación a los santos (véase ) y en sus epístolas.

En sus epístolas, reflexiona sobre su testimonio personal del sufrimiento de Cristo, y expresa su esperanza de ser “participante de la gloria que será revelada” (). Luego reconoce con determinación que él también debe “dentro de poco dejar este, mi tabernáculo, como nuestro Señor Jesucristo me lo ha declarado” ().

Al hacer esta solemne observación, tal vez Pedro estaba reflexionando sobre las palabras que Jesús le habló tantos años atrás en las costas de Galilea. Allí, después de darle a Pedro el mandato de apacentar Sus ovejas, el Salvador declaró: ” Cuando eras más joven, te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro y te llevará a donde no quieras” ().

  1. Tal como Juan lo explicó, ” esto dijo dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios.
  2. Y dicho esto, le dijo : Sígueme” ().
  3. Seguramente, al contemplar la muerte en su vejez, Pedro podría hallar paz y gozo en el conocimiento de que en verdad había seguido a Cristo en vida y estaba listo para seguirlo en la muerte.

Desearíamos que más actividades y escritos de Pedro hubiesen sido preservados en el Nuevo Testamento. Lo que ha sido preservado es un tesoro, y hace que nos encariñemos con este fiel pescador. El registro, aunque es pequeño, muestra la forma en que Cristo preparó cuidadosa y personalmente a Pedro para ser un testigo especial de Él.

  1. Al leer el relato, podemos descubrir que nuestra fe y nuestro conocimiento de Cristo crecen junto con la fe y el conocimiento de Pedro.
  2. Dicho crecimiento puede darnos esperanza y una mayor perspectiva en nuestra travesía personal hacia la fe.
  3. Al contemplar que lo que Cristo esperaba de Pedro se vuelve claro para él, y luego ver el valor y la dedicación con los que obró para cumplir la comisión que el Salvador le dio, nos lleva a pensar: “¿Qué espera Cristo de mí?” y “¿Estoy haciendo lo suficiente?”.

Al estudiar el testimonio que Pedro tenía de Cristo, ansiamos hacer eco de sus palabras: ” nosotros hemos creído y sabemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (). Notas

Aunque el testimonio, las experiencias y las enseñanzas del apóstol Pablo se encuentran registrados más extensamente en el Nuevo Testamento que los de Pedro, Pablo no era uno de los primeros apóstoles y no se menciona en los cuatro Evangelios. Véanse ; ; ; ;, Véanse ; ; ; ;, Véanse ; ; ; ;, En cuanto a Pedro y las frecuentes reprimendas que recibió de Cristo, el presidente Spencer W. Kimball (1895–1985) observó: “En ocasiones amonestó a Pedro precisamente porque lo amaba, y Pedro, por ser un gran hombre, maduró gracias a esas amonestaciones. Hay un maravilloso versículo en el libro de Proverbios que todos debemos recordar: ‘El oído que escucha la reprensión de la vida morará entre los sabios. El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma, pero el que escucha la reprensión adquiere entendimiento’. (). Sabio es el líder o el discípulo que sabe escuchar y hacer frente a las ‘amonestaciones de la vida’. Pedro pudo hacerlo, pues sabía que Jesús lo amaba, y fue por eso que el Maestro lo preparó para ocupar un alto cargo de responsabilidad en el reino” (véase “Jesús: El líder perfecto”, Liahona, agosto de 1983, pág.8). Algunos señalan que al permitirle afirmar su amor por Él tres veces, Cristo le estaba dando a Pedro la oportunidad de enmendar la triple negación de aquella desesperada noche del juicio. Véanse, por ejemplo, James E. Talmage, Jesús el Cristo, 1964, pág.727; Jeffrey R. Holland, “El primer y grande mandamiento”, Liahona, noviembre de 2012, págs.83–84. Para un análisis de la negación y las lecciones que pueden aprenderse de ella, véanse Gordon B. Hinckley, “El camino de regreso”, Liahona, agosto de 1979, págs.90–93; Neal A. Maxwell, “El hermano ofendido”, Liahona, julio de 1982, págs.75–81. Otros comentadores, notando las sutiles diferencias del texto en griego, sugieren que las tres preguntas se hicieron para enseñarle a Pedro diferentes aspectos y deberes de su llamamiento. Por consiguiente, el Salvador le preguntó dos veces a Pedro “¿me amas?” usando el término griego agapao para la palabra amor, el cual a menudo se refiere al amor divino o incondicional, y que en otras ocasiones se traduce como “caridad” (por ejemplo, ; ; ). La tercera vez que Jesús le preguntó a Pedro “¿me amas?” usó el término phileo para la palabra amor, el cual significa amistad, afecto o amor fraternal. Curiosamente, al responder cada una de las tres preguntas, Pedro afirmó su amor usando la palabra phileo. Tras la primera afirmación del amor de Pedro, Cristo le mandó “apacentar”, del término griego bosko, que significa pastorear, pastar o nutrir, Sus “corderos”, del término griego arnion, que significa una oveja de tierna edad. Tras la segunda afirmación del amor de Pedro, Cristo le mandó “apacentar”, del término griego poimaino, que significa cuidar o pastorear, Sus “ovejas”, del griego probaton, que significa una oveja adulta. En respuesta a la tercera afirmación del amor de Pedro, él debía bosko Sus probaton. Por lo que, al hacer la pregunta tres veces de tres maneras, el Salvador le preguntó al discípulo si tenía tanto caridad como amor fraternal por Él, y en Sus subsiguientes mandatos, el Salvador le enseñó a Pedro que no solo debía nutrir sino también pastorear tanto a los jóvenes como a los mayores de Su rebaño. Para un mayor análisis de este suceso y de los principios que pueden aprenderse de él, véase Robert D. Hales, ” y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”, Liahona, julio de 1997, págs.90–93.

See also:  QuiéN Escribió El Libro De Rut De La Biblia?

: “¿Quién decís que soy yo?” El testimonio de Pedro sobre Cristo

¿Que nos enseña Pedro en la Biblia?

Cada capítulo de 1 Pedro habla de pruebas o sufrimientos, y Pedro enseñó que perseverar en las pruebas con paciencia es ‘mucho más que el oro’ y que ayudaría a los creyentes a obtener ‘la salvación de almas’ (1 Pedro 1:7, 9).

¿Cómo es la personalidad de Pedro?

Personalidad del nombre Pedro – La personalidad de Pedro es avasallante. Tiene una gran determinación para hacer las cosas, además, es persistente y con mucha fortaleza para enfrentar las adversidades, Por lo general, Pedro no necesita depender de otras personas para su sentirse feliz.

  • Es un individuo que se esfuerza continuamente y no se rinde hasta alcanzar sus propósitos.
  • Aunque no suele ser muy conversador, sí es comunicativo y expresa con pocas palabras grandes y útiles ideas.
  • Es una persona que le gusta hacer sentir bien a los demás.
  • Es colaborativo y está presto a ayudar económicamente a quien lo necesite.

En el trabajo es altamente creativo, se destaca porque aporta soluciones para que los proyectos sean más eficaces. En el entorno laboral es una persona en quien confiar, porque siempre tiene una palabra de apoyo que ayuda a reconfortar o a animar a sus compañeros.

  • Es común que se decante por las carreras científicas y racionales, puesto que le encanta descubrir cosas o inventar algo que pueda ayudar a los demás.
  • En el amor, es muy directo y usa todo su ímpetu para mantener una relación.
  • Se caracteriza porque se esfuerza al máximo para demostrar que es un buen partido.

Como padre es un excelente tutor y se esmera en educar muy bien a sus hijos, mediante la enseñanza de buenos valores familiares y espirituale s. Una de sus mayores devociones es el compartir con sus amigos y su familia. La personalidad de Pedro es sinónimo de estabilidad y solidez,

¿Cómo se llamaba antiguamente Pedro?

S. Pedro, apóstol patrón de la ciudad de Roma – Informaciones sobre el Santo del día s. Pedro (© Biblioteca Apostolica Vaticana) Su nombre era Simón, aunque más tarde Jesús lo llamó Pedro. Nació en Betsaida, vivía en Cafarnaún y era pescador en el lago de Tiberíades. El Maestro lo invitó a seguirlo junto a su hermano Andrés, y con Santiago y Juan los hizo testigos de grandes hechos: la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración, la agonía en el huerto de los olivos.

En su camino al lado del Mesías, Pedro se muestra como un hombre sencillo, franco y a veces impulsivo. A menudo habla y actúa en nombre de los apóstoles, no duda en pedir explicaciones y aclaraciones a Jesús acerca de la predicación o las parábolas, lo interroga sobre diferentes temas. Y es el primero en responder cuando el Maestro se dirige a los Doce.

LA BIBLIA HABLADA: 1 PEDRO

“¿También ustedes quieren marcharse?”, les pregunta, tras hablar en la sinagoga de Cafarnaún suscitando desconcierto incluso entre sus discípulos, muchos de los cuales deciden dejarlo. “Señor —contesta Simón Pedro—, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

¿Cuándo Jesús llama a Pedro?

Cuando Jesús caminaba junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos: Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés. Estaban lanzando la red para pescar en el lago, pues eran pescadores. Y Jesús les dijo: —Síganme, y yo les enseñaré a pescar hombres. Inmediatamente ellos dejaron ahí sus redes y lo siguieron.

¿Cómo era Pedro cómo líder?

Los resultados de la investigación a la luz de las teorías modernas en psicología junto a la evidencia bíblica indican que Pedro era de temperamento colérico, básicamente debido a su impulsividad, impetuosidad y tendencia natural al liderazgo.

¿Cómo se convirtió Pedro en seguidor de Jesús?

Líder de la Iglesia Primitiva – Pedro fue considerado como uno de los pilares de la Iglesia primitiva junto con Santiago y Juan. Tras la crucifixión y resurrección de Cristo, Pedro empezó a predicar su propia versión de las enseñanzas de Cristo a todos los que encontraba. Empezó a asumir la posición de líder y reunió a un grupo de seguidores.

¿Qué mensaje nos dejaron Pedro y Pablo?

‘El mensaje para los jóvenes universitarios que nos dejaron ambos líderes de nuestra Iglesia, es que no hay que tener miedo de ir al cielo. Jesús venció a la muerte y al pecado; su sacrificio en manos de los hombres permitió que nosotros gocemos de la gloria eterna junto a él.

¿Qué representa Pablo en la Biblia?

Pablo de Tarso, originalmente Saulo, también llamado San Pablo Apóstol, el Apóstol de los Gentiles y San Pablo de Tarso (nacimiento entre año 5 y año 10 DC, Tarso (actual Turquía)- †año 67 en Roma), aunque no perteneció al círculo de apóstoles de Jesucristo.

Introducción Según Reinaldo Fabris, autor del Libro «Pablo, el apóstol de las Gentes», este personaje no cambió su nombre al convertirse al cristianismo, ya que como ciudadano romano y nacido en Tarso, además de ser judío tenía gran influencia de la cultura helenística y romana, por lo que como todo romano de la época tenía un “praenomen” relacionado con una característica familiar (el cual es SAULO, su nombre judío), y un “cognomen” que se asocia a una característica física (que en este caso es PABLO, que es su nombre romano).

El conocimiento de la cultura helénica —hablaba fluidamente el griego como el arameo— le permitió predicar el Evangelio con ejemplos y comparaciones comunes de esta cultura por lo que su mensaje fue recibido en territorio griego claramente y ésta característica marca el éxito de sus viajes fundando comunidades cristianas. Pablo es reconocido por los católicos como un Santo. Hizo mucho para introducir el cristianismo entre los gentiles y es considerado como uno de las fuentes significativas de la doctrina de la primitiva iglesia cristiana. Biografía Nació entre el año 5 y el año 10 en Tarso, en la región de Cilicia, en la costa sur del Asia Menor (la actual Turquía).

  • La ciudad de Tarso tenía concedida la ciudadanía romana por nacimiento (Hechos 22:22-29).
  • Por lo que Pablo era ciudadano romano pese a ser hijo de judíos.
  • Hijo de hebreos y descendiente de la tribu de Benjamín, en su adolescencia es enviado a Jerusalén, donde estudia con el famoso rabino Gamaliel (Hch 22, 3).

Tuvo una educación mucho mayor que los humildes pescadores que fueron los primeros apóstoles de Cristo. Pablo de Tarso fue un activo perseguidor de los cristianos bajo la influencia de los fariseos. De hecho él fue de los que participó y asintió en la ejecución de San Esteban, el primer mártir (denominado protomártir) de la iglesia de aquel entonces, quien fue víctima de lapidación no como consecuencia de la barbarie de la multitud, sino como cumplimiento de una ejecución judicial, pues Saulo contaba con la venia de Roma. En el año 36, camino a Damasco, tuvo una visión y se convirtió al cristianismo. Según el libro de los Hechos de los Apóstoles y las epístolas paulinas fue gracias a una aparición de Cristo camino de la ciudad de Damasco, luego de la cual pide ser bautizado.

  • Comenzó su actividad de evangelización cristiana en Damasco y Arabia.
  • Es perseguido por los judíos y huye a Jerusalén, donde es visto por Bernabé quien lo lleva con Pedro y con Santiago en el año 36.Huye de Jerusalén, escapando de los judíos de habla griega.
  • Se lo llevan a Cesárea y es enviado a refugiarse en Tarso.
See also:  Qué Significa El DragóN En La Biblia?

Bernabé acude a Tarso y se va con Pablo a Antioquía, donde pasaron un año evangelizando. Antioquía se convierte en el centro de los cristianos convertidos desde el paganismo. Aquí surge por primera vez la denominación de cristianos para los discípulos de Jesús. La conversión En las obras de arte y en la creencia popular se tiene la imagen de que Pablo se cayó de su caballo, cuando ni en las epístolas ni en los Hechos de los Apóstoles se menciona una caída de un caballo y, es más, pudiera tratarse de un anacronismo.

  • Según los Hechos de los Apóstoles «Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.
  • Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie. Muchos científicos han querido refutar la llamada Visión de Pablo, aduciendo varias explicaciones rayanas en la especulación. Se ha sugerido a través de no-creyentes, que este fenómeno podría tratarse de un ataque epiléptico, pues la epilepsia puede ocasionar ceguera temporal y visiones místicas acompañadas de sentimiento de placer (epilepsia extática).

También se ha comparado este relato con una experiencia cercana a la muerte, se ha dicho que podría haber sufrido un delirio como consecuencia de una insolación, etc. En contra de la hipótesis de una experiencia cercana a la muerte, puede decirse que la luz que se ve en este tipo de experiencias no causa ceguera, aunque no puede descartarse que la ceguera de Pablo sea metafórica y no física, en cuyo caso esta teoría sería más plausible.

Decapitación de San Pablo. Pintura de Enrique Simonet de 1887. La hipótesis de una epilepsia del lóbulo temporal derecho es defendida, entre otros, por el neurobiólogo Francisco J. Rubio. Sin embargo, de tratarse de una epilepsia sería atípica, pues, siguiendo a este científico, los que sufren este mal relatan que han conectado con Dios si son creyentes (p.e.

  • Santa Teresa de Jesús), mientras que los budistas hablan de iluminación, es decir, que suele haber cierta predisposición.
  • En el caso de Saulo, sin embargo, resulta atípico que manifieste haber visto a Jesús cuando se dedicaba a perseguir a sus seguidores y se pase al enemigo.
  • En cualquier caso, con independencia de si la visión en el camino de Damasco fue milagrosa o tiene explicación científica, el resultado es que Saulo de Tarso, que se dedicaba a «perseguir sobremanera» y «asolar» con «celo» las comunidades cristianas, según sus propias palabras (Gálatas 1; 13; Filipenses 2; 6), tuvo un testimonio que lo marcó para el resto de sus días, literalmente se pasó al enemigo para ser el principal difusor del cristianismo arriesgando su vida, sufriendo encarcelamientos y, finalmente, morir decapitado en Roma.

Pablo fue fiel hasta la muerte al testimonio que lo convirtió en uno de los apóstoles más efectivos de Jesucristo. Viajes misionales A partir del año 46 comienzan los tres grandes viajes misioneros de Pablo: Aparición de Jesús a Saulo * En el primer viaje misional, junto con Bernabé y su primo Juan Marcos de ayudante, parte de Seleucia, puerto de Antioquía, donde había predicado durante un año, hacia la isla de Chipre, concretamente a Salamina.

Este era el primer lugar donde predicaban a los «no judíos», es decir, a los gentiles o paganos. En Pafos, se convierte al cristianismo el procónsul romano Sergio Pablo, en su séquito se hallaba el mago Elimas o Barjesús. Pablo y Bernabé, según las escrituras, predican la palabra y el procónsul con su familia quiere convertirse, pero el mago lo quiere impedir.

Pablo llama al mago embustero, embaucador, empedernido, hijo del diablo y enemigo de todo lo bueno, y deja a Elimas ciego. En ese momento el procónsul cree. Después de esto toman un barco con el que abandonan la isla de Chipre. Es aquí donde Saulo comienza a ser llamado por su nombre romano Pablo que significa «el más pequeño».

Navegan hacia Perge, en la región de Panfilia. Juan Marcos regresa a Jerusalén. Pablo y Bernabé continúan por el sur de Galacia. Encuentran mala acogida por parte de los judíos, y deciden dirigirse a los paganos, por los sitios nombrados formaban comunidades y dejaban encargados para cuidarlas. A partir de estas fechas, a los discípulos, también se les empezó a llamar cristianos.

Los nuevos cristianos llamados «no judíos» enviaban dinero a Jerusalén por medio de Pablo y del apóstol Bernabé. Los cristianos procedentes del judaísmo plantean la idea de que estos nuevos cristianos deberían aceptar también las leyes judías, como la circuncisión.

Pablo decide plantear la cuestión en Jerusalén a su regreso en el año 49, ante los apóstoles. Esto dio lugar al primer concilio, el Concilio de Jerusalén, del año 50. Triunfó la postura de Pablo, sobre no imponer rituales judíos a los conversos gentiles. * En el segundo viaje misionero, Pablo se hace acompañar por Silas.

Parten de Antioquia, por tierra, hacia Siria y Cilicia, llegando al sur de Galacia. En Listra, se les une Timoteo. Atraviesan las regiones de Frigia y Misia. Al parecer, se les une Lucas el Evangelista en Tróade. Decide ir a Europa, y en Macedonia funda la primera comunidad cristiana europea: la comunidad de Filipos.

También en Tesalónica, Berea, Atenas y Corinto. Se queda durante año y medio en Corinto, acogido por Aquila y Priscila, matrimonio judeo-cristiano que había sido expulsado de Roma debido al edicto del emperador Claudio. En invierno del año 51 escribe la primera carta a los tesalonicenses, el documento más antiguo del Nuevo Testamento.

Al año siguiente vuelve a Antioquía. * En primavera del año 54 inicia su tercer viaje misionero, estableciendo su centro de operaciones en Éfeso, capital de Asia Menor. Permanece allí unos tres años. Le llegan noticias de los conflictos surgidos en la comunidad de Corinto.

  1. Escribe la primera carta a los corintios en el año 54 y la segunda carta a los corintios a finales del 57.
  2. Atendiendo a los conflictos con los judeo-cristianos, escribe las cartas a los filipenses (año 57) y a los gálatas.
  3. Va a Corinto a finales del 57, donde pasa el invierno.
  4. Escribe la carta a los romanos, en la primavera del 58.

Vuelve entonces a Jerusalén para entregar la colecta de las comunidades cristianas procedentes del paganismo, destinada a los pobres de las comunidades de Jerusalén. Estatua de Pablo de Tarso en la Basílica de San Pedro. Judíos procedentes de Antioquia lo acusan de violar la Ley e intentan matarlo en una reyerta. El tribuno romano impide que lo maten y lo encarcela. Es enviado a la provincia de Judea, donde el procurador Antonino Félix lo retiene durante dos años (del 58 al 60) a la espera de conseguir un rescate por su libertad.

  1. Porcio Festo sucede a Antonino Félix como procurador de Judea.
  2. Pablo apela a su derecho, como ciudadano romano, a ser juzgado en Roma.
  3. Tras un accidentado viaje, llega a Roma en la primavera del año 61.
  4. Es liberado en el 63.
  5. Su carta a Filemón se supone escrita en este periodo de cautividad, entre el 58 y el 63.

Había expresado sus deseos de llegar, lo cual posiblemente se cumplió en el año 63. Al parecer, después visitó las comunidades de Oriente. Volvió a ser apresado en Roma durante las persecuciones de Nerón. Fue sentenciado a muerte, por lo que fue decapitado hacia el año 67.

Por tener la ciudadanía romana, gozó del privilegio de la decapitación, ya que el suplicio de la cruz estaba destinado para quien no era romano. Según la tradición, la cabeza rodó por el suelo y lo golpeó tres veces, y de allí donde chocó, surgió una vía de agua. Fue enterrado en la vía Ostiense de Roma.

El 11 de diciembre de 2006 el Vaticano anunció el descubrimiento del sarcófago de San Pablo tras cuatro años de excavaciones arqueológicas bajo el altar mayor de la basílica que lleva su nombre. Sacado de la página web: http://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_de_Tarso

¿Cómo son considerados Pedro y Pablo?

Pedro y Pablo, dos vidas opuestas Apasionado e impetuoso, fue un terrible perseguidor de la fe cristiana, en defensa de la Ley y las tradiciones ancestrales, convencido de que así defendía la causa de Dios.