Frutillar El Ciprés

Trucos | Consejos | Comentarios

Para Ser Salvo Segun La Biblia?

Información adicional – Si nos preguntamos si determinada persona es salva, la respuesta dependerá del sentido en que se utilice la palabra. La respuesta podría ser “Sí” o también “Sí, pero con ciertas condiciones”. Las siguientes explicaciones detallan seis significados diferentes de la palabra salvación.

  1. Salvación de la muerte física.
  2. Todos moriremos algún día.
  3. No obstante, por medio de la expiación y la resurrección de Jesucristo, todos resucitaremos y seremos salvos de la muerte física.
  4. Pablo testificó: “Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).

En este sentido, todos somos salvos, independientemente de las decisiones que tomemos durante esta vida. Se trata de un don gratuito del Salvador para todos los seres humanos. Salvación del pecado. Para ser limpio del pecado mediante la expiación del Salvador, la persona debe ejercer la fe en Jesucristo, arrepentirse, bautizarse y recibir el don del Espíritu Santo (véase Hechos 2:37–38).

Las personas que se han bautizado y han recibido el Espíritu Santo mediante la adecuada autoridad del sacerdocio son salvos del pecado bajo ciertas condiciones. En este sentido, la salvación es condicional y depende de la fidelidad continua de la persona, o de su perseverancia hasta el fin en guardar los mandamientos de Dios (véase 2 Pedro 2:20–22).

Las personas no pueden salvarse en sus pecados; no pueden recibir una salvación incondicional por el mero hecho de declarar creer en Cristo, sabiendo que inevitablemente cometerán pecados durante el resto de su vida (véase Alma 11:36–37). Sin embargo, mediante la gracia de Dios, todos pueden ser salvos de sus pecados (véase 2 Nefi 25:23; Helamán 5:10–11) al arrepentirse y seguir a Jesucristo.

  1. Nacer de nuevo.
  2. El principio de nacer de nuevo aparece con frecuencia en las Escrituras.
  3. El Nuevo Testamento contiene la enseñanza de Jesús de que todos debemos “nacer de nuevo” y que aquél que no “naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).
  4. En el Libro de Mormón se confirma esta enseñanza: “No te maravilles de que todo el género humano, sí, hombres y mujeres, toda nación, tribu, lengua y pueblo, deban nacer otra vez; sí, nacer de Dios, ser cambiados de su estado carnal y caído, a un estado de rectitud, siendo redimidos por Dios, convirtiéndose en sus hijos e hijas; y así llegan a ser nuevas criaturas; y a menos que hagan esto, de ningún modo pueden heredar el reino de Dios” (Mosíah 27:25–26).

Este nuevo nacimiento se produce cuando las personas se bautizan y reciben el don del Espíritu Santo. Viene como resultado de nuestra disposición de “concertar un convenio con nuestro Dios de hacer su voluntad y ser obedientes a sus mandamientos en todas las cosas que él nos mande, todo el resto de nuestros días” (Mosíah 5:5).

Por medio de este proceso, sus “corazones por medio de la fe en su nombre; por tanto, de él” (Mosíah 5:7). Todos los que se han arrepentido sinceramente, se han bautizado, han recibido el don del Espíritu Santo, han concertado el convenio de tomar sobre sí el nombre de Jesucristo y han sentido Su influencia en su vida; pueden decir que han nacido de nuevo.

Podemos renovar ese nuevo nacimiento todos los días de reposo al tomar la Santa Cena. Salvación de la ignorancia. Muchas personas viven en un estado de oscuridad, sin conocer la luz del Evangelio restaurado. “No llegan a la verdad sólo porque no saben dónde hallarla” (D.

y C.123:12). Los que conocen a Dios el Padre, a Jesucristo, el propósito de la vida, el plan de salvación y su potencial eterno son salvos de esta condición. Siguen al Salvador, que declaró: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12).

Salvación de la segunda muerte. Las Escrituras a veces hablan de la salvación de la segunda muerte. La segunda muerte es la muerte espiritual final, el quedar separados de la rectitud y no hallar lugar en ningún reino de gloria (véase Alma 12:32; D. y C.88:24).

Esta segunda muerte no se producirá sino cuando llegue el juicio final, y muy pocos la sufrirán (véase D. y C.76:31–37). Prácticamente todas las personas que han vivido en la tierra tienen asegurada la salvación de la segunda muerte (véase D. y C.76:40–45). Vida eterna o Exaltación. En las Escrituras, las palabras salvo y salvación a menudo se refieren a la vida eterna o Exaltación (véase Abraham 2:11).

La vida eterna consiste en conocer al Padre Celestial y a Jesucristo y morar con ellos para siempre, así como heredar un lugar en el grado más alto del reino celestial (véase Juan 17:3; D. y C.131:1–4; 132:21–24). Esta Exaltación requiere que los hombres reciban el Sacerdocio de Melquisedec, y que todos los miembros de la Iglesia concierten convenios sagrados en el templo y los respeten, entre ellos el convenio del matrimonio eterno.

¿Por qué es necesario tener fe para ser salvo?

Capítulo 18: La fe en Jesucristo Capítulo 18 A los maestros: Este capítulo está organizado en cuatro encabezamientos, cada uno de los cuales es una pregunta en cuanto a la fe. Usted puede utilizar estas preguntas como guía para su lección. Si el entorno del salón de clases es tal que se puedan tener análisis en grupos pequeños, considere dividir a los miembros de la clase en grupos de cuatro integrantes y pedir a cada grupo que se dividan las secciones del capítulo.

  1. Luego pida a cada persona a hacer lo siguiente con su sección asignada: (1) Leerla.
  2. 2) Encontrar pasajes de las Escrituras que ayuden a responder la pregunta del encabezamiento de la sección.
  3. 3) Pensar en experiencias personales que se relacionen con la sección.
  4. 4) Compartir lo que hayan pensado en cuanto a la sección con otros integrantes del grupo.

La fe en el Señor Jesucristo es el primer principio del Evangelio; es un don espiritual y es necesaria para nuestra salvación. El rey Benjamín declaró: “a ninguno de éstos viene la salvación, sino por medio del arrepentimiento y la fe en el Señor Jesucristo” ().

See also:  Qué Significa La Palabra Maranatha En La Biblia?

La fe es una “esperanza en cosas que no se ven, y que son verdaderas” (; véase también ); es un principio de acción y poder que motiva nuestras actividades diarias. ¿Trataríamos de estudiar y aprender si no creyéramos que vamos a obtener sabiduría y conocimiento? ¿Trabajaríamos todos los días si no esperáramos lograr algo con ello? ¿Plantaría un campesino si no esperara cosechar? Todos los días actuamos con la esperanza de algo, a pesar de no ver el resultado final.

Eso es la fe. (Véase ). Muchos relatos de las Escrituras hablan acerca de cosas grandiosas que se lograron por medio de la fe. Por medio de la fe, Noé construyó un arca y salvó a su familia del diluvio (véase ); Moisés separó las aguas del Mar Rojo (véase ); Elías el Profeta hizo que cayera fuego de los cielos (véase ); Nefi pidió que hubiera hambre (véase ); también le pidió al Señor que diera fin al hambre (véase ).

Piense acerca de sus actividades cotidianas. ¿Qué cosas hace diariamente de las que no puede ver el resultado final? ¿De qué forma la fe le motiva a actuar?

Debemos centrar nuestra fe en el Señor Jesucristo. Tener fe en Jesucristo significa confiar en Él de tal manera que obedezcamos cualquier cosa que nos mande. Al depositar nuestra fe en Jesucristo, nos convertimos en Sus discípulos obedientes y nuestro Padre Celestial perdonará nuestros pecados y nos preparará para que regresemos junto a Él.

  1. El apóstol Pablo predicó que “no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (; véase también ).
  2. Jacob enseñó que los hombres deben tener “perfecta fe en el Santo de Israel, o no pueden ser salvos en el reino de Dios” ().
  3. Por medio de la fe en el Salvador y el arrepentimiento logramos que Su expiación tenga un resultado plenamente eficaz en nuestra vida.

Mediante la fe, recibiremos también fortaleza para vencer las tentaciones (véase ). No podemos tener fe en Jesucristo sin tenerla también en nuestro Padre Celestial y, si tenemos fe en Ellos, tendremos también fe en que el Espíritu Santo, a quien Ellos han enviado, nos enseñará toda verdad y nos dará consuelo.

¿Cómo puede la fe en Jesucristo ejercer una influencia en nuestros llamamientos de la Iglesia?, ¿o en nuestras relaciones familiares?, ¿o en nuestro trabajo? ¿De qué manera la fe en Jesucristo ejerce una influencia en nuestra esperanza de obtener la vida eterna?

Al tener conocimiento de las muchas bendiciones que recibiremos por medio de la fe en Jesucristo, debemos procurar aumentar nuestra fe en Él. El Salvador dijo: “si tuviereis fe como un grano de mostaza nada os será imposible” (). Un grano de mostaza es muy pequeñito, pero al plantarlo se convierte en un árbol enorme.

  • ¿Cómo podemos aumentar nuestra fe? De la misma forma que aumentamos o desarrollamos otras aptitudes.
  • ¿En qué forma cultivamos la habilidad de labrar la madera, de tejer, de pintar, de cocinar, de trabajar en alfarería o de tocar un instrumento musical? Estudiamos, practicamos y nos esforzamos y, al hacerlo, vamos mejorando.

Lo mismo sucede con la fe: si deseamos aumentar nuestra fe en Jesucristo, debemos esforzarnos por lograrlo. El profeta Alma comparó la palabra de Dios a una semilla que debe nutrirse por medio de la fe: “Mas he aquí, si despertáis y aviváis vuestras facultades hasta experimentar con mis palabras, y ejercitáis un poco de fe, sí, aunque no sea más que un deseo de creer, dejad que este deseo obre en vosotros, sí, hasta creer de tal modo que deis cabida a una porción de mis palabras.

Compararemos, pues, la palabra a una semilla. Ahora bien, si dais lugar para que sea sembrada una semilla en vuestro corazón, he aquí, si es una semilla verdadera, o semilla buena, y no la echáis fuera por vuestra incredulidad, resistiendo al Espíritu del Señor, he aquí, empezará a hincharse en vuestro pecho; y al sentir esta sensación de crecimiento, empezaréis a decir dentro de vosotros: Debe ser que ésta es una semilla buena, o que la palabra es buena, porque empieza a ensanchar mi alma; sí, empieza a iluminar mi entendimiento “He aquí, ¿no aumentaría esto vuestra fe?” ().

Por lo tanto, aumentamos nuestra fe en Dios ejercitando nuestro deseo de tener fe en Él. También aumentamos nuestra fe al orar a nuestro Padre Celestial acerca de nuestras esperanzas, deseos y necesidades (véase ); sin embargo, no debemos suponer que lo único que tenemos que hacer es pedir.

  1. En las Escrituras se nos ha dicho que “la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” ().
  2. El siguiente relato es acerca de un hombre cuyas obras demostraron la fe que tenía.
  3. Este hombre deseaba estudiar las Escrituras pero no sabía leer; de modo que oró a nuestro Padre Celestial pidiéndole que le ayudara a aprender a leer.

Durante esos días, un maestro llegó a la aldea en donde el hombre vivía y éste le pidió ayuda. De esa forma, aprendió el alfabeto, estudió los sonidos y aprendió a juntar letras para formar palabras. Muy pronto comenzó a leer palabras sencillas. Cuando más practicaba, más aprendía; y le dio gracias al Señor por haberle enviado un maestro para ayudarle a aprender a leer.

  1. El hombre aumentó su fe, su humildad y su conocimiento a tal grado que fue llamado a servir como presidente de rama en la Iglesia.
  2. El presidente Spencer W.
  3. Imball explicó: “La fe no puede ir desligada de las obras.
  4. Mientras que resultaría absurdo pedirle al Señor que nos diera conocimiento, sería muy sensato pedirle su ayuda para adquirirlo, para estudiar en una forma constructiva, para pensar claramente y retener las cosas que hemos aprendido” (véase La fe precede al milagro, 1983, pág.207; cursiva del original).

La fe es hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que se cumplan las cosas que esperamos y por las cuales hemos orado. El presidente Kimball dijo: “Plantamos la semilla con fe y pronto vemos el milagro del retoño. A menudo, el hombre lo ha interpretado mal y ha seguido el proceso al revés”.

See also:  QuiéN Tradujo La Biblia Del Oso?

Luego continúa explicando que a muchos de nosotros nos gustaría tener salud y fuerza sin observar las leyes de la salud; prosperidad sin pagar los diezmos; estar cerca del Señor, pero no ayunamos ni oramos; tener lluvia en la estación debida y paz sobre la tierra sin preocuparnos de observar el día de reposo ni de obedecer los otros mandamientos del Señor.

(Véase Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Spencer W. Kimball, 2006, pág.158). Una forma importante de aumentar nuestra fe es escuchar y estudiar la palabra del Señor. Escuchamos la palabra del Señor en las reuniones de la Iglesia; y estudiamos Su palabra en las Escrituras.

¿Qué relación percibe entre la fe y nuestras acciones?

Por medio del don de la fe se llevan a cabo milagros, aparecen ángeles, se dan otros dones del Espíritu, las oraciones son contestadas y los hombres se convierten en hijos de Dios (véase ). “Cuando la fe llega trae consigo apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, dones, sabiduría, conocimiento, milagros, sanidades, lenguas e interpretación de lenguas, etc.

¿Cuáles son algunos de los relatos de las Escrituras en los que las personas se hayan fortalecido debido a que tuvieron fe en Jesucristo? ¿En qué forma se ha manifestado esto en usted?

: Capítulo 18: La fe en Jesucristo

¿Quién pues podrá ser salvo?

PARA DIOS NO ES IMPOSIBLE QUE EL HOMBRE SE SALVE – “Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible”. Mateo 19:26 En otras palabras los discípulos dicen: ¿si al hombre le es imposible dejar sus pecados para seguir a Cristo y salvarse a sí mismo?, entonces, ¿quién podrá ser salvo? No obstante, Jesús les respondió: Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible,

Lo cierto es que la salvación del hombre es un verdadero milagro, un hecho sobrenatural de Dios en el cual interviene transformándolo y otorgándole una nueva naturaleza que lo capacita para responder a su mensaje, abandone sus pecados y le siga; pero esto es una intervención divina. En 2 Reyes encontramos un pasaje que de alguna manera nos ilustra esto que estamos diciendo: “Después de esto aconteció que Ben-adad rey de Siria reunió todo su ejército, y subió y sitió a Samaria.

Y hubo gran hambre en Samaria, a consecuencia de aquel sitio; tanto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata. Y pasando el rey de Israel por el muro, una mujer le gritó, y dijo: Salva, rey señor mío.

  • Y él dijo: Si no te salva Jehová, ¿de dónde te puedo salvar yo? ¿Del granero, o del lagar?”, (2 Reyes 6:24-27).
  • Israel estaba sitiada, la comida escaseaba y el hambre amenazaba sus vidas, pero cuando la mujer vio al rey le grito diciendo: una mujer le gritó, y dijo: Salva, rey señor mío ; pero el rey le respondió una verdad que se aplica a nuestra realidad espiritual: Si no te salva Jehová, ¿de dónde te puedo salvar yo? El rey le decía que si Dios no la salvaba, mucho menos él, un ser mortal y limitado que también necesita ser salvado la podrá salvar.

De igual forma, no hay religión u hombre de esta tierra que pueda salvarnos, sino el único que puede salvarnos es Cristo: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”, (Hechos 4:12).

¿Qué dice en Hechos 16 30?

Page 26 –

  1. 1 Pero un hombre llamado, con Safira, su esposa, una propiedad
  2. 2 y quedó con parte del, sabiéndolo también su esposa; y trayendo solo parte, la puso a los pies de los apóstoles.
  3. 3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para que al Espíritu Santo y quedases con parte del precio de la heredad?

4 Reteniéndola, ¿no te quedaba a ti? Y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.5 Entonces Ananías, al oír estas palabras, cayó y, Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.6 Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron.7 Y pasado un espacio como de tres horas, sucedió que entró su esposa, sin saber lo que había acontecido.8 Entonces Pedro le dijo: Dime: ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.9 Y Pedro le dijo: ¿Por qué os pusisteis de acuerdo para al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.

  • 10 Y al instante ella cayó a los pies de él y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron y la sepultaron junto a su marido.
  • 11 Y vino un gran temor sobre toda la iglesia y sobre todos los que oyeron estas cosas.
  • 12 Y por las manos de los apóstoles se hacían muchos y prodigios entre el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.
  • 13 Y de los, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; no obstante, el pueblo los alababa grandemente.
  • 14 Y los que creían en el Señor más, gran número tanto de hombres como de mujeres,
  • 15 tanto que sacaban a los enfermos a las calles y los ponían en camas y en lechos, para que, al pasar Pedro, a lo menos su cayese sobre alguno de ellos.
  • 16 Y aun de las ciudades vecinas concurrían multitudes a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos; y todos eran,
  1. 17 Entonces, levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, que era la secta de los, se llenaron de ;
  2. 18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.
  3. 19 Pero un del Señor, abriendo de noche las de la cárcel, y sacándolos, dijo:
  4. 20 Id, y estando en el templo, hablad al pueblo todas las de esta vida.
See also:  Qué Significa La Palabra Injuria En La Biblia?

21 Y habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo y enseñaban. Entretanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.

  • 22 Pero cuando llegaron los oficiales y no los hallaron en la cárcel, volvieron y dieron aviso,
  • 23 diciendo: Por cierto, la cárcel hemos hallado cerrada con toda seguridad y los guardias que estaban delante de las puertas; pero cuando abrimos, a nadie hallamos dentro.
  • 24 Y cuando oyeron estas palabras el sumo sacerdote y el capitán de la guardia del templo y los principales sacerdotes, dudaban en qué vendría a parar aquello.
  • 25 Pero viniendo uno, les dio esta noticia: He aquí, los varones que echasteis en la cárcel están en el templo y enseñan al pueblo.
  • 26 Entonces fue el capitán de la guardia con los oficiales y los trajo sin violencia, porque temían ser apedreados por el pueblo.
  • 27 Y cuando los trajeron, los presentaron ante el concilio; y el sumo sacerdote les preguntó,

28 diciendo: ¿No os estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y he aquí, habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina y queréis echar sobre nosotros la de ese hombre.

  1. 29 Y respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario a Dios antes que a los hombres.
  2. 30 El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis de un madero.
  3. 31 A este, Dios ha con su diestra como y, para dar a Israel arrepentimiento y de pecados.
  4. 32 Y nosotros somos suyos de estas cosas, y también el, que ha Dios a los que le obedecen.
  5. 33 Ellos, oyendo esto, enfurecieron y consultaban entre sí para matarlos.
  6. 34 Entonces, levantándose en el concilio un fariseo llamado, doctor de la ley, venerado por todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles.
  7. 35 Y les dijo: Varones israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer con respecto a estos hombres.
  8. 36 Porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien; a este se unió un número como de cuatrocientos hombres, pero él fue muerto; y todos los que le creyeron fueron dispersados y reducidos a nada.

37 Después de este, se levantó Judas, el galileo, en los días del censo, y llevó mucho pueblo tras sí. Pereció también él, y todos los que le seguían fueron dispersados.

  • 38 Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres y dejadlos, porque si este consejo o esta obra es de los, se desvanecerá;
  • 39 pero si es de Dios, no la podréis destruir; sea que seáis tal vez hallados contra Dios.
  • 40 Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les ordenaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los soltaron.
  • 41 Y ellos partieron de delante del concilio, de haber sido tenidos por dignos de por causa del,
  • 42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y a Jesucristo.

: Hechos 16

¿Qué haré para heredar la vida eterna Biblia?

S. Marcos 10:17-28 RVR1960 – Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino solo uno, Dios.

Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre. Él entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud. Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.

¿Qué dice Hechos 2 37?

Hechos 2:37-38 RVR1960 – Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Leer el capítulo completo

¿Qué dice en Juan 3 3?

3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo que el que no a naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios.

¿Qué dice Hechos 4 30?

Mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.

¿Qué se necesita para llegar a la vida eterna?

Conclusión – Testifique que a fin de recibir la vida eterna, debemos estar dispuestos a dejar de lado las cosas del mundo y servir al Señor con todo el corazón, alma, mente y fuerza. Inste a los miembros de la clase a ser agradecidos por sus bendiciones terrenales y a esforzarse por verlas en la perspectiva correcta.

¿Qué dice Mateo 19 17?

S. Mateo 19:17-19 RVR1960 – Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Leer el capítulo completo

¿Qué dice Hechos 2 37?

Hechos 2:37-38 RVR1960 – Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Leer el capítulo completo